Gmail, un servicio de Google

El correo electrónico es utilísimo para enviar datos profesionales o personales, fotos, chatear, etc. De entre los numerosos servidores que existen, posiblemente uno de los mejores sea Gmail, el de Google, puesto que, a su gran capacidad de almacenamiento añade otras herramientas muy útiles, como la de chat. Presentamos aquí unas normas elementales para darse de alta en este servidor y comenzar a utilizarlo. Esperemos que puedan ser de utilidad.

 

    Es un hecho que Internet ofrece una cantidad casi ilimitada de posibilidades al usuario. Una de las más destacadas es el llamado “correo electrónico” y, de entre todos los servidores que lo ofrecen, posiblemente el mejor sea el de Google, conocido como Gmail, que, además, es totalmente gratuito. Intentaremos explicar aquí algunas aplicaciones de éste. Para poder utilizarlo, primero debemos crear una cuenta, lo cual es muy sencillo:

    Para ello, debemos ir a Google y buscar en la parte superior un enlace a Gmail y hacer clic en él. A continuación, en su lado derecho, haremos lo propio en “alta en Gmail” y seguiremos las instrucciones que nos dan. Después tendremos que introducir un nombre de usuario y una contraseña. La segunda es sencilla, pero el nombre debemos elegirlo bien, ya que será nuestra dirección de correo electrónico y, además, el que escojamos puede pertenecer a otro usuario y no nos será admitido.

    Aceptando estos pasos, tendremos ya nuestra cuenta de Gmail y podremos acceder a ella. Es conveniente añadirla a nuestra “lista de favoritos” y, a menos que hayamos seleccionado la opción “seguir conectado”, el servidor nos pedirá que introduzcamos nuestro nombre de usuario y contraseña cada vez que deseemos consultar nuestro correo electrónico. Esto es para nuestra seguridad.

    Una vez introducidos en nuestra página de Gmail, para consultar los mensajes recibidos, buscaremos en su parte superior izquierda la bandeja de entrada – “recibidos”, con un número entre paréntesis que indica el número de ellos-. Haciendo clic en esa pestaña entraremos en nuestro correo electrónico y pulsando sobre el que deseamos leer, nos aparecerá éste. Para contestarlo, simplemente debemos hacer clic en la pestaña “responder”, en el centro hacia la derecha. Ahí mismo, se nos ofrece también la posibilidad de reenviar a otra persona un mensaje recibido, así como de eliminar el mismo.

    Para escribir un mensaje nuevo, debemos ir a “redactar”, justo encima de la pestaña de bandeja de entrada. Se nos abrirá una pantalla en la que debemos poner la dirección a la que vamos a enviar el mensaje – recuadro “para”-y el objeto del mismo – “asunto”-. En el recuadro siguiente, escribiremos el mensaje. Asímismo, podemos revisar la ortografía en la pestaña “comprobar ortografía”. Finalmente, pulsaremos en “enviar”, en la parte superior izquierda, y tendremos el mensaje enviado.

    Además, Gmail presenta otras opciones, como la de Chat, justo debajo de “recibidos”, y posee gran cantidad de almacenamiento. Todo ello lo hace un servidor de correo electrónico muy atractivo.

Fotos: Sede de Google: Dani 7C3 en Wikipedia Serguei Brin: Guety en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...