Consejos sobre el teléfono móvil cuando se viaja al extranjero

Cuando viajamos al extranjero, los operadores de telefonía suelen aplicarnos el ‘roaming’ o tarifa de itinerancia, que suele ser mucho más cara que las normales. Por ello, conviene usar lo menos posible en móvil o, si es posible, escoger hoteles con zona wifi gratuita.

El teléfono móvil ha facilitado mucho nuestra vida al permitirnos estar comunicados en todo momento y, con su evolución, proporcionarnos acceso a Internet para buscar datos o -cuando estamos de vacaciones- mostrarnos rutas, hoteles o restaurantes.

Foto de una blackberry

Una moderna blackberry

Pero, si viajamos al extranjero, debemos tener mucho cuidado con el uso que hacemos de él, ya que las operadoras tienen precios muy distintos a los nacionales y, en algunos casos, abiertamente abusivos, de tal suerte que podemos llevarnos una desagradable sorpresa cuando nos llegue la factura.

Y es que las empresas de telecomunicaciones aplican a los turistas el llamado ‘roaming’ o tarifas de itinerancia. Según ellas, en verano sus redes se colapsan y deben ampliar el número de antenas disponibles. Como el resto del año éstas se mantienen inactivas, les supone –siempre según su versión- un gasto excesivo que amortizan aplicando tasas elevadas a los turistas.

En cualquier caso, el hecho es que, si salimos de vacaciones al extranjero y utilizamos con poco control el teléfono móvil, podemos encontrarnos con una factura brutal que nos amargue los buenos días pasados. Para evitarlo, es conveniente seguir unas mínimas pautas.


Así, la mejor recomendación es no utilizar el móvil, reemplazándolo por teléfonos fijos o, en último caso, contratar por adelantado un plan con nuestro operador que nos indique un gasto fijo que podemos hacer. Así evitaremos que nos apliquen uno por defecto que siempre es más caro.

Igualmente, si nos es posible, conviene desactivar el acceso a la red de datos una vez que nos encontramos en el extranjero, así como los servicios de correo automático, ya que activan la itinerancia. Cuando llegamos a un destino, la operadora que domina la zona nos enviará un mensaje para activar el modo roaming. Siempre es mejor no hacerlo, pero si lo necesitamos, debemos informarnos de las tarifas por adelantado.

También conviene ponerse de acuerdo con la familia para no hacer llamadas salvo casos de emergencia. Las llamadas imprescindibles pueden hacerse desde el teléfono del hotel preguntando antes su coste.

Foto de un portátil

Un ordenador portátil

Pero la mejor solución es, sin duda, buscar un alojamiento que posea zona wifi gratuita. Así, podremos comunicarnos con la familia mediante el correo electrónico y consultar rutas al principio o al final del día y el resto del tiempo podremos tener el teléfono apagado.

Recientemente, el Tribunal Europeo ha sancionado una Directiva de la Comisión Europea que fija los límites por llamada efectuada en 49 céntimos el minuto y por la recibida en 24. Pero esta Orden nada señala para los mensajes o el acceso a redes, que es donde de verdad se producen los excesos, por lo que el peligro de que nuestra tarifa se dispare persiste.

Fuente: Consumer Eroski.

Fotos: Blackberry: Liewcf en Flickr | Ordenador portátil: Miguel Frutos en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...