¿Cómo terminar una partida al Monopoly?

Si cada año sufres interminables partidas de Monopoly en tus reuniones familiares, te gustará saber que hay un formas de remediarlo.

El Monopoly es uno de esos juegos de mesa que parece no terminar nunca. ¿Cuántas veces te has encontrado ante una partida que se extiende durante horas sin que parezca que llegue a ningún lugar? Seguro que la situación te resulta muy familiar.

Lo cierto es que puedes conocer las reglas del Monopoly a rajatabla y no encontrar forma de que termine una partida dentro de un periodo de horas coherente. Por lo tanto, te vamos a dar algunos consejos que te ayudarán a ponerle solución. Así, tu próxima Navidad o reunión familiar, no volverá a estar marcada por una partida interminable al juego de las calles y los hoteles.

La forma oficial de acabar el Monopoly

En el manual de instrucciones queda muy claro cuál es el objetivo: conseguir tener el monopolio y que todos tus rivales se hayan ido a la ruina. Es una propuesta que suena de lo más atractiva y que a todos nos gusta. Pero luego, a la hora de la verdad, es algo que se materializa en largas horas de partida. Según el manual, para que terminemos la partida, todos los jugadores menos uno tiene que estar en bancarrota. O, dicho de otro modo, un jugador será el propietario de absolutamente todo.

Claro está, llegar a ese desenlace no es fácil, sobre todo si la suerte no acompaña y está reajustando de forma constante el desarrollo de la partida. Por otro lado, cierta parte del juego consiste en negociaciones y, dependiendo de con quién juegues, la partida se puede alargar todavía más.

La forma fácil de acabar la partida de Monopoly

No pasa siempre, pero a veces hay alguien que decide tomarse la justicia por su mano, levantarse de la mesa y dar un buen golpe al tablero. Toda la sesión de Monopoly se desmonta en cuestión de un abrir y cerrar de ojos y es difícil recuperar el ritmo de la partida. Los jugadores tienen sus cartas y sus hoteles, pero lo más probable es que más de uno aproveche para soltar sus dólares al centro del tablero y decir algo como “ala, ya has ganado” y que así se empuje hacia el final repentino de la partida.

No recomendamos optar por esta opción por voluntad propia. Tiene que ser el calentón del momento, que alguien haya hecho trampas o que te estés volviendo loco con ganas de acabar la partida. No obstante, piensa que, si no quieres ser un Grinch, siempre puedes arruinarte a propósito, dejar de jugar y permitir que los demás se lo sigan pasando bien.

La forma matemática de acabar la partida de Monopoly

Hace un tiempo, varios matemáticos profundizaron en la naturaleza del Monopoly para compartir con el mundo una teoría acerca de cómo es fácil hacerse con la victoria. Su creencia consiste en que las matemáticas son más importantes que la suerte. Y hay que reconocer que se merecen el beneficio de la duda.

Lo que indican es una combinación de compras de calles que puede acercarnos al éxito. Lo que hay que hacer, según indican, es adquirir calles que proporcionen un alto nivel de beneficio en un breve espacio de tiempo y que tengan un coste de inversión moderado. Eso será lo que te acabe dando un ROI muy rápido y que así puedas comenzar a tener beneficios de inmediato. Por lo tanto, sí, el Monopoly tiene “truco”. Hay que conocer las calles, el valor que tienen, el coste por poner hotel e incluso la cantidad de calles de cada color para que podamos comenzar con la construcción.

Además, también influirá en que pongamos el punto de mira en un color de calle u otro, la cantidad de jugadores que estén participando en la partida. Si son pocos, necesitarás ir a por calles que te proporcionen ingresos a corto plazo y que te permitan generar con rapidez. Pero si hay muchos jugadores, tendrás más oportunidades de intentar ir a por un color de categoría superior que pueda tener menor cantidad de frecuencia de caída.

Todos los Monopoly están equilibrados, aunque siempre hay una serie de calles que aportan mejor rendimiento si sabes echar cuentas. Por último, matemáticamente hablando, no te obsesiones con las casillas de servicio y similares, ya que te darán dinero a corto plazo, pero serán cantidades pequeñas y, a largo plazo, no tendrás capacidad para invertir fuerte.

La forma del dinero para acabar de jugar al Monopoly

Otra de las técnicas consiste en que, cuando un jugador se ha arruinado y ha entrado en bancarrota, se contabiliza el dinero que tienen los demás jugadores y, dependiendo de la cifra, se saca a un ganador. Es una manera rápida, aunque no la más ética, puesto que pone en riesgo a los jugadores que invierte para construir a la vista de que podrían perder si la contabilización de ingresos se realizase cuando todavía estaban esperando sus primeros pagos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...