¿Cómo regular el uso del ordenador entre los niños?

Si necesitamos regular el uso del ordenador por parte de los niños podremos hacerlo a través de la configuración de Windows 10.

El acceso de los niños a la tecnología puede ser problemático si no tenemos control sobre ello, ya que en cierto margen de edad realmente no se puede esperar que ellos tengan el autocontrol que nosotros entendemos que deben tener. Por ello tenemos que hacer todo lo posible, como padres, para que el acceso a la tecnología y los dispositivos de entretenimiento esté controlado. Sobre todo, lo que más nos preocupa en la práctica es que los niños se dediquen en exceso a esos dispositivos y que, en el proceso, sacrifiquen el tiempo durante el cual deberían estudiar, hacer deberes, jugar con los amigos y, sobre todo, dormir.

Quienes tenemos niños un poco rebeldes, que se encuentran en una edad complicada de alrededor 10-12 años, sabemos que lo que no llegamos a tener es control sobre lo que ocurre en su habitación cuando no estamos presentes. Por la noche, por ejemplo, cuando se van a dormir o deberían irse a dormir, no podemos saber si realmente están durmiendo o si están usando el móvil o el ordenador.

Por supuesto, hay formas de descubrirlo y de pillarles con las manos en la masa. Al fin y al cabo, nos preocupa que no duerman lo suficiente, que esto les afecte al rendimiento escolar y que, además, se sientan cansados y eso les frustre al día siguiente. Ellos no lo entienden, pero lo hacemos por ellos y esa preocupación que sentimos solo la entenderán en el futuro.

Retirarles el móvil por la noche si ya les hemos pillado usándolo fuera de horas es muy fácil. Con pedirles que lo dejen en nuestra habitación cada noche, al menos hasta que sean más responsables, será suficiente. Pero ¿Qué ocurre con el ordenador? ¿cómo controlarlo? Por supuesto, no podemos pedirles que lleven el ordenador a nuestra habitación por la noche, en especial si se trata de un equipo de sobremesa. Pero, si estamos en una situación delicada, sabremos que algo hay que hacer. Por suerte, Windows 10 nos ayuda a que dispongamos de los controles necesarios.

Crear una cuenta para niños

Este es el primer paso a llevar a cabo. Si dejamos libre el acceso al ordenador sin algún tipo de cuenta exclusiva para el niño, no podremos implementar las medidas que necesitamos para controlar el uso del equipo por parte de nuestro hijo. A la hora de crear la cuenta para el niño tocamos en el botón de Inicio, vamos a Configuración, entramos en Cuentas y luego hacemos clic en “Familia y otras personas”.

Seleccionamos la opción Agregar familiar y, a continuación, “Agregar un menor”. Lo siguiente será introducir los datos de acceso de la cuenta de Microsoft del menor o elegir la opción que nos permite llevar a cabo la creación de un nuevo registro. Ponemos un código de acceso en la cuenta del niño y también en el acceso normal para el adulto, de forma que así no se usará nuestra cuenta sin permiso. Esto lo haremos desde Configuración, Cuentas e Inicio de sesión.

Limitar las horas de uso

Esto es lo que buscábamos y lo que necesitábamos para tener tranquilidad suficiente de que nuestro niño se irá a dormir cuando toca (o, en su defecto, se entretendrá con un libro, algo que siempre es mejor que esté viendo YouTube). Lo primero que hacemos es acceder a la web de cuentas de Microsoft, seleccionamos el perfil del niño y pasamos a la opción “Tiempo en pantalla”.

Encenderemos el control del tiempo y veremos que ante nosotros aparece un gráfico con el listado de los siete días de la semana. A partir de ahí podemos elegir, para cada día, el número de horas que dejaremos que el niño esté usando el ordenador. O, en vez de la cantidad de horas, será posible elegir un baremo de tiempo determinado. Esta libertad es de lo más positiva a la vista de que podemos llegar a necesitar distintas configuraciones dependiendo de la edad o la conducta del niño.

Si elegimos, por ejemplo, que cada día el niño pueda usar el ordenador 2 horas, en el momento en el que termine el tiempo ya no podrá seguir usando el equipo. Pero si hacemos eso estaremos exponiéndonos a un problema, puesto que, si el niño necesita el ordenador durante más tiempo por algún motivo de la escuela, resultará cuanto menos complicado. Por ello, a nosotros nos gusta más el sistema por el cual podemos definir que el ordenador se pueda usar hasta determinada hora del día.

Es posible seleccionar distintos horarios dependiendo de cada día de la semana o momento, por lo que tendremos capacidad para ir modificando la configuración en base a nuestras necesidades. Y, con suerte, no tardaremos mucho en poder eliminar este tipo de configuración al ver que nuestro hijo ya sabe gestionar por sí mismo el tiempo que pasa en el ordenador.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...