¿Cómo prepararse para un apagón? Parte 1

Si se produce un apagón en toda Europa, es conveniente que estemos preparados para ello con una serie de materiales.

Hace años hablamos de los preppers, las personas que apoyan la idea del preparacionismo. En su momento lo hicimos de una manera meramente informativa, porque desde aquí siempre hemos apoyado cualquier tipo de causa que se salga del orden establecido. Pero hoy día, lo que en su momento se podía mirar con extrañeza, ahora se ve como algo normal e incluso como una señal de visión. Tras lo mal que lo hemos pasado en la pandemia, durante la cual los preppers ya sintieron orgullo por la preparación que habían estado realizando, ahora es posible que estemos cerca de otro momento en el que ellos estarán mejor preparados que el resto.

Se trata de lo que se denomina coloquialmente como el gran apagón. El rumor está en las calles, por mucho que los gobiernos no hablen de ello de una manera definitiva. Se comenta que es posible que, en fechas próximas, se produzca un apagón eléctrico debido a la inestabilidad con la que se encuentra el suministro eléctrico en Europa y el precio del mismo.

Para muchos, resulta algo extraño. ¿Cómo se ha podido llegar a esta situación? Eso dispara las teorías conspiratorias y habla de multitud de opciones en las que los grandes poderes son los que están tramando esta situación para poner a la sociedad aun más contra las cuerdas. ¿El motivo? Principalmente el de siempre: dinero y control.

Nos preocupa pensar en que se pueda producir ese apagón. Nos hacemos toneladas de preguntas. ¿Cuánto durará? ¿Qué pasará durante ese tiempo con todo aquello que necesita electricidad para mantener la estabilidad? ¿También se verá afectado el suministro de agua? ¿Cómo vamos a poder salir adelante sin electricidad? ¿Cómo cocinaremos? Las dudas son excesivas. Suenan a situación de catástrofe, pero sin que estemos encontrándonos dentro de ese tipo de situación. Todo suena a ciencia ficción. Pero cuando el río suena tanto, es que al final termina llevando agua. Por ello, es importante que estemos preparados.

En esta guía vamos a contaros qué es lo que tenéis que preparar para que, si llega el gran apagón, no os coja por sorpresa y podáis pasar esos días sin electricidad de la mejor forma posible. Somos conscientes de que esto supone comprar cosas, provisiones, alimentos y herramientas, y que ocurra en Navidad no es lo más adecuado del mundo. Pero quizá todo esto también sea una conspiración para que aumente el gasto entre los ciudadanos. ¿Cómo saberlo? Es imposible tener certeza de nada, de manera que lo más recomendable es que cada uno de vosotros tome su propia decisión. En cualquier caso, si decidís prepararos, esta guía os ayudará.

¿Qué preparar antes del apagón?

Recomendaríamos que imprimáis este documento para tener a mano una lista con todo lo necesario y que así podáis ir tachando con un rotulador o bolígrafo a medida que compráis cada elemento de la misma. Hemos elaborado estas listas con información y recomendaciones de organismos oficiales e incluso con la información distribuida por la respetada Clínica Mayo.

Kit de primeros auxilios

Tiene que estar dividido en dos grupos. El primero es el de las medicinas. Nunca se sabe qué puede llegar a ser necesario en un momento dado, en especial si hay personas sensibles en el hogar, niños o mayores. Son necesarios analgésicos fundamentales, como el ibuprofeno o el paracetamol. Recuerda que la marca no es importante. También necesitaréis medicamentos que ayuden a pasar resfriado y calmar la tos, aspirinas, así como antihistamínicos. Por si los cambios en la dieta afectan al estómago, se recomiendan antiácidos, laxantes o medicinas contra la diarrea.

Que no falte en el lado médico de tu kit de primeros auxilios varias cremas, una de hidrocortisona, una loción de calamina y gel de aloe vera. En situaciones especiales deberíais contar con vuestras medicinas habituales, así como con epinefrina y un autoinyector si fuera necesario. Si alguna de las medicinas que tomas tiene que estar refrigerada, intenta preguntar a tu médico por alternativas que puedan estar a temperatura ambiente.

El segundo grupo es el de los útiles de supervivencia y uso común. Un muy buen kit incluye todo lo que recomendamos a continuación, pero si os quedáis a medio camino o prescindís de algunos elementos, tampoco tenéis que preocuparos. Para comenzar, cinta adhesiva, por lo práctica que resulta y por ser necesaria en vendajes y otros tipos de cura. También vendas elásticas y otras vendas que puedas reunir, como las tiras de vendas, a ser posible en la mayor variedad posible de tamaños.

La cinta no siempre es lo más útil, así que no dejes de tener un buen pegamento. Los rollos de gasa deberían ser varios, así como vendas antiadherentes y almohadillas para los ojos. También os vendrá bien un torniquete de goma en casos de gravedad, una férula fabricada en aluminio que podáis usar en los dedos, y vendajes triangulares que sean un sustitutivo de los cabestrillos.

Son recomendables las bolas de algodón, los guantes desechables en caja, las compresas de hielo y vaselina que pueda ayudar en muchos tipos de situación. La vaselina medicinal también es muy necesaria, porque lubrica y también ayuda a desinfectar heridas. No os olvidéis de desinfectante, de antibiótico en ungüento y de varias soluciones, como para desinfectar los ojos o en forma de toallita.

La lista también incluye tijeras, pinzas, el siempre necesario termómetro, alfileres de gancho, bolsas de plástico en grandes cantidades y diferentes tamaños, una herramienta de succión, como una pera, jeringas y cucharas, así como tazas de plástico. Para terminar, una solución salina que sirve en el momento de hacer irrigación, mascarillas quirúrgicas y peróxido de hidrógeno. Además, es recomendable tener anticonceptivos y localizar un buen libro que explique a fondo los primeros auxilios más importantes.

Alimentos en conserva

A lo que nos exponemos con un corte de electricidad es a no poder cocinar de una manera cómoda (podréis seguir haciéndolo si tenéis el equipo necesario). También podría sumarse el corte en el suministro de agua. Por ello, hay que pensar en aquello que podamos comer sin necesidad ni de electricidad ni de luz. No es algo que nos guste pensar, pero este sería el momento de los alimentos en conserva. Dicho de otro modo, de las latas. La buena noticia es que las latas se conservan durante años. Eso significa que podéis tener el armario o la despensa llena de latas y que estas no caduquen hasta dentro de mucho tiempo. Como nunca se sabe qué puede ocurrir, son una herramienta de supervivencia perfecta. Para que ninguna lata se eche a perder, es conveniente que tengáis anotado en una agenda el momento de caducidad de las latas. Así, cuando se acerque la fecha de caducidad os las podréis comer y comprar nuevas que permitan seguir con el abastecimiento.

Hay muchos tipos de comida en lata, por lo que no debería ser un problema. Las legumbres, por ejemplo, aportan mucha consistencia y energía. También hay alimentos más elaborados, como es el caso de salchichas, albóndigas o incluso pasta ya preparada. Por otra parte, son muy recomendables las frutas en lata. El motivo de ello es que os proporcionarán azúcar y os permitirán mantener una alimentación más variada incluso en un momento de crisis como este.

Hacer un cálculo de cuántas latas necesitaríais para que toda vuestra familia pueda sobrevivir un mínimo de 15 días. Siempre es recomendable intentar preparar abastecimiento de 1 mes, pero si tenéis un presupuesto más ajustado, los 15 días son el mejor punto de partida. Junto a las latas podéis pensar en otros alimentos que tengan una fecha de caducidad muy larga. Un buen ejemplo de ello son las galletas. Los grandes paquetes de galletes son económicos y suelen tener fechas de caducidad muy extensas. Asimismo, os ayudarán con el aporte de azúcar diario que necesitaríais. Pensad más en galletas tipo María que en otras galletas de mayor glamour. Al fin y al cabo, lo necesario es pasar los días y economizar en el gasto.

Agua

En España estamos muy habituados a usar agua del grifo. La calidad de la misma nos ayuda a ello, porque es indudablemente mejor que la de muchos otros países. El problema es que nos tenemos que poner en lo peor y pensar que quizá no tengamos agua corriente. Así que es necesario abastecernos de agua en botella. La media recomendable para una persona al día es de 2 litros. Haced cuentas teniendo en cuenta la cantidad de personas que hay en casa. Con el agua siempre es mejor pasarse que quedarse cortos, porque la necesitamos para vivir y también se usa en otro tipo de casos (como para limpiar una herida).

Por supuesto, el agua puede ser la más barata del mercado. No es momento de comprar las botellas o garrafas de agua que tengan un diseño atractivo. Cuanto más económico, mejor. Por otra parte, si tenéis envases o garrafas vacías, es recomendable que las tengáis listas para que, en caso de advertencia de corte, las llenéis y así contéis con agua extra a vuestra disposición. Si tenéis bañera en casa, en ese momento será recomendable llenarla con el tapón puesto para disponer de agua que podáis usar para limpiar o incluso para el retrete. Como podéis ver, el agua es una pieza clave en cualquier contexto.

Productos para bebés (en caso de tenerlos)

Si tenéis un bebé en casa, todo se complica. Pero no hay que desanimarse. Lo que tenemos que hacer es mentalizarnos para que el apagón no se acabe convirtiendo en una constante de lloros o en dolores de cabeza para los padres. La forma de asegurarse de ello es disponer de todo lo que necesitaríais en un momento normal para el cuidado del bebé. Recordad esto: el bebé no va a notar el apagón. Para él será absolutamente lo mismo. No le transmitáis preocupación y todo seguirá exactamente igual.

Pero, eso sí, esto implica que necesitáis tener suministros para el bebé en grandes cantidades. Por ejemplo, la leche en polvo que tome, las papillas y los potitos y cualquier otro alimento que esté habituado a consumir. Lo mismo hay que decir de los pañales, de las toallitas húmedas que uséis para hacer la limpieza cada vez que retiráis el pañal o los polvos de talco. Cualquier cosa que sea necesaria para vuestro bebé, tiene que estar en vuestro kit de preparación. A los elementos del botiquín que hemos mencionado antes tendréis que añadir cualquier cosa que necesite el bebé, como las cremas que se usan para las manchitas que les salen en la cara o los roces que se les pueden producir en la zona del pañal.

Además, tendréis que mantener una buena higiene del bebé, siendo esta más importante que la vuestra propia. Así que, aunque vosotros no podáis ducharos por la falta de agua, sí que tendréis que darle un baño al niño gastando la menor cantidad posible de agua. Tener muchos pañuelos y toallitas listas para que podáis bañarlo y limpiarlo durante días, porque tampoco podréis poner la lavadora.

Métodos alternativos de batería

Si se corta la electricidad, lo primero que ocurrirá es que os quedaréis sin teléfono móvil, porque la batería se terminará antes o después. Lo mismo pasaría con otros dispositivos, como los ordenadores portátiles. Por ello, necesitáis tener un sistema alternativo de carga de batería o, a ser posible, varios. Los mejores son los que funcionan con energía solar. Si podéis alimentar vuestro móvil con energía solar, seguirá funcionando, os permitirá mantener una vía de comunicación (las líneas telefónicas seguro que continúan estando activas) y además podréis conectar la radio.

En este mismo contexto, no os vendrá mal tener una radio que funcione con pilas. Y, en general, cualquier cosa con pilas. Asimismo, es recomendable contar con un buen cargamento de pilas de distintos tamaños y estilos para todos los dispositivos que vayáis a poder necesitar. Las pilas están en desuso y cada vez son menos habituales en los hogares, pero en momentos como este se puede ver lo importantes y útiles que resultan. Se trata de una fuente de energía eficiente, que no tiene un mal precio y que además podemos acumular sin que ocupe mucho espacio.

A medida que compremos pilas también es recomendable tener con qué utilizarlas. Hablábamos de la radio, lo cual es fundamental en tiempos de cortes de suministro en los que la televisión queda en segundo plano. Los relojes que usan pilas también os vendrán bien, porque siempre es positivo mantener el control del tiempo a lo largo del día. También son necesarias linternas. Y no precisamente dos o tres. Las linternas serán una herramienta imprescindible. Es recomendable que tengáis linternas a pilas, para aprovechar la compra anterior, pero también son necesarias las linternas que funcionan con luz solar.

Las luces LED también os vendrán muy bien, al menos si son de calidad. Buscad las que tienen mayor cantidad de usos y que, además, ofrecen unos buenos puntos de iluminación. Si ponéis distintos LED por el suelo de la vivienda podréis ayudar a que siempre sea fácil seguir el camino y que no haya tropezones ni ningún tipo de sorpresa.

Coche totalmente cargado o con el depósito lleno

A veces el coche puede ser lo mejor para conseguir un depósito de energía extra con el que mantener la normalidad en el hogar durante unas horas o para obtener el soporte que necesitamos en momentos críticos. La gasolina, por otro lado, escaseará en una crisis como esta y, lo que es peor, la mayoría de gasolineras utilizan sistemas eléctricos para bombear la gasolina hacia el coche, así que simplemente no servirán. Por eso no viene mal que el depósito esté lleno, lo usemos como sistema para generar energía o como medida de transporte si tenemos que salir de casa.

Cocina con gas

Hay muchos modelos de cocina, hornillos de pequeño tamaño, que funcionan con botellas de gas similares a los botellines de agua. Son prácticos y ocupan poco tamaño. Además, se usan con mucha facilidad. En la práctica es lo mismo que usar un sistema de fuegos clásico, pero a pequeña escala. Eso permitirá seguir cocinando y preparando la comida de las latas para que esté caliente y no la comamos fría. Es ideal que dispongáis de una gran cantidad de botes de gas, porque el suministro se irá agotando con el paso de los días. También resulta recomendable que cocinéis de una manera un poco menos intensa. Es decir, la comida no tiene que estar ardiendo, con que esté templada para comerla en el momento será suficiente.

En la próxima entrega de ¿Cómo prepararse para un apagón? Os hablaremos de otros aspectos a tener en cuenta y continuaremos ampliando esta lista de preparación.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...