¿Cómo instalar Windows en un ordenador sin sistema operativo?

¿No tenéis sistema operativo en vuestro nuevo ordenador? Desde la BIOS tenéis la oportunidad de instalar Windows con facilidad.

Que nadie se asuste: si has comprado un ordenador sin sistema operativo no te preocupes, puedes instalar Windows. La pantalla de la BIOS no es tu enemiga, ni tampoco se va a convertir en uno de esos traumas que no consigas superar en tu vida. Hay una forma de salir del paso y lo único que tienes que hacer para aprenderla es seguir leyendo lo que te vamos a contar en esta guía.

Lo primero de todo es explicar que, este tipo de situación, no es tan extraña en los tiempos actuales. Muchos ordenadores, tanto portátiles como de sobremesa, se venden sin sistema operativo como forma de optimizar la venta y facilitar la comercialización a los fabricantes (entre otros motivos). Lo más probable es que si os habéis hecho con uno de estos modelos, os haya salido más barato de lo habitual, ganando así en componentes solo por el sacrificio de tener que instalar el sistema operativo desde cero.

A continuación, os explicamos paso a paso cómo hacer la instalación para que vuestro ordenador funcione a pleno rendimiento.

Descargar Windows 10

Para realizar la descarga vas a necesitar otro ordenador. Desde este tendrás que entrar a la web de Microsoft y localizar la descarga de Windows 10. Pulsa en el enlace de descarga que está indicado con el texto “descargar ahora la herramienta” y en pocos minutos tendrás el archivo en el ordenador que estés usando como soporte.

Crear la unidad de instalación

Necesitarás una memoria USB en la cual haya un espacio de almacenamiento de 8GB a tu disposición. Ese es el tamaño que tiene el archivo de Windows, siendo además recomendable que este dispositivo externo se encuentre vacío más allá del archivo del sistema operativo. Ahora ejecuta el programa, acepta la licencia y selecciona la opción “Crear medios de instalación para otro PC”.

Tendrás que tomar varias decisiones, como el tipo de idioma que te interesa, la edición de Windows y la arquitectura interna de tu ordenador, que puede ser de 32 o 64 bits. Conecta la memoria USB con el espacio necesario que hemos indicado. También podrías crear un archivo de Windows en formato DVD, pero en estos tiempos es mucho más sencillo y natural utilizar una memoria USB.

Mientras se está creando la unidad USB tendrás que mantener el ordenador encendido. Además, asegúrate de mantener abierta la conexión a Internet y no realizar la desconexión del accesorio de almacenamiento hasta que todo el proceso haya terminado. Ten en cuenta que la creación del instalador de Windows en la memoria USB puede llegar a costar incluso 40 minutos, por lo que se requiere paciencia. Cuando el proceso haya terminado se te informará de ello en pantalla y tendrás la oportunidad de quitar la memoria USB para llevarla al ordenador en el que tienes la intención de instalarla. Ese será el siguiente paso.

Instalar Windows 10

Nos vamos al ordenador nuevo, conectamos la memoria USB y entramos en la BIOS, que posiblemente será donde el ordenador nos haya llevado por su propia cuenta o podréis cargarla al reiniciar el equipo y pulsar determinada tecla. Dependiendo de la marca y el modelo habrá un método u otro de carga, como pulsar teclas del tipo de Supr, Delete, F2, F10 o escape. Posiblemente ya estarás dentro de la BIOS y tendrás la oportunidad de hacer la instalación.

Hay excepciones, contadas, en las que quizá tengas algún problema, como que el ordenador siga arrancando tomando de referencia el disco duro y no la memoria USB. En cualquier caso, todo es cuestión de probar otras teclas o de hacer una búsqueda en Google consultando por vuestro nombre de modelo específico. ¿Y si aún con todo no arranca la USB? Deberemos irnos al menú Boot de la BIOS y allí cambiar la prioridad de arranque para decirle al equipo que empiece por la memoria USB y no por el disco duro. Eso sí, luego acordémonos de volver a poner el Boot en el disco duro, porque si no seguirá arrancando la memoria USB y será muy problemático.

En el próximo reinicio, el ordenador solicitará el arranque de la memoria USB y eso nos llevará a entrar en el menú de inicio del proceso de instalación. Editaremos una serie de parámetros de configuración de Windows, como el idioma y la fecha. También se nos pedirá la clave de activación del sistema operativo. Mucho ojo, porque necesitamos una clave para poder continuar. Si se trata de un ordenador totalmente nuevo, esto significará pasar por caja comprando Windows 10.

El precio de la licencia Home es de 149 euros, por lo que ahora seguro que entiendes por qué el fabricante de tu ordenador lo podía ofrecer a un precio más barato del habitual. Lo que han hecho es ahorrar pagar a Microsoft la licencia correspondiente y así dejar en manos del usuario la toma de esa decisión.

Ahora tendrás que elegir la unidad de almacenamiento interna donde hacer la instalación (el disco duro) y proceder a la instalación, proceso que requiere también cierto tiempo de espera. También deberás introducir algunos datos de idioma y registro como lo harías en cualquier equipo que ya tuviera Windows 10 preinstalado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...