¿Cómo hacer la compra en Navidad?

Os damos algunas recomendaciones que os permitirán hacer la compra en Navidad de la mejor forma posible.

Compras de Navidad

La compra es algo que estamos acostumbrados a realizar de forma habitual mes a mes, sin excepción alguna. Y en la mayor parte de los casos no nos encontramos ante ningún requisito que implique que cambiemos nuestra forma de comprar. Tenemos unos hábitos en casa y los repetimos. Pero llega la excepción que confirma la regla: la Navidad. En esta época del año todo se descontrola, comenzamos a comprar comida para 200 personas, turrones y multitud de otras cosas que quizá no necesitemos tanto como pensamos.

Así que hay que ponerse muy serios para no volvernos locos con la compra de Navidad. Lo primero: cuidado con los precios. Lo segundo: mucho ojo con los anuncios de televisión. Lo tercero: cuidado, porque lo barato puede ser caro. No nos dejemos llevar por la locura, por el frenesí y el descontrol. Si algo nos parece excesivamente barato, demasiado barato para ser verdad, es porque posiblemente no será verdad y existirá alguna tara que esté quitándole valor.

Cuando vayamos al supermercado a por la comida comparemos. Comparemos y volvamos a comparar. Es mejor que salgamos de casa con tiempo y que nos movamos por nuestro barrio, donde seguro que hay dos o tres supermercados. Si podemos sumar alguna gran superficie, la comparación de precios será aún mejor.

No compremos más de lo que necesitamos. En ninguna familia requieren 50 tabletas de turrón. ¿Estamos locos? Luego acabamos comiendo turrón hasta el mes de abril. Y esto es algo verídico. O si el turrón se agota después de haber comprado antes, será síntoma de que vamos a tener problemas de peso o peor, de azúcar. Si compramos lo básico nuestra cartera estará un poco más relajada y evitaremos comer más de la cuenta.

Decíamos que mucho cuidado con la televisión. La pequeña pantalla y su publicidad nos meten marcas en la cabeza que pueden ser más caras de lo que podemos permitirnos. Las marcas blancas cada vez son mejores, así que no las descartemos. Es bueno que hagamos memoria del año pasado para saber qué marcas nos decepcionaron. En algunos casos hay marcas blancas que no son de una buena calidad y en esos casos sí merece la pena ir a por el producto de marca.

Pero ante todo, no nos confiemos de los productos más baratos. El pensamiento de «me llevo 4 tabletas de turrón en vez de lo que me cuesta 1 de otra marca» no siempre funciona. Quizá las 4 tabletas sean tan malas que no se las acabe comiendo nadie en casa. Y la Navidad no es una época como para no estar contentos.

Foto: kytrangho

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...