Como hacer fotos HDR

Las fotografías en HDR tienen unos colores y una luminosidad mucho más vivos y espectaculares que las normales. Realizar una fotografía HDR no es tan difícil como parece, con nuestra cámara y un programa informático nos será suficiente.

Los colores son más vivos en las fotos HDR.

Las fotos en alta definición son todo un espectáculo. Los colores, el paisaje, el cielo, son más vivos; y a diferencia de lo que pueda parecer no es tan difícil convertir nuestras fotos en fotografías HDR (siglas de High Dynamic Range, cuya traducción literal al español sería ‘alto rango dinámico’). Tan solo necesitamos una cámara, preferentemente capaz de hacer fotos en formato RAW y programas tan fáciles de usar como el Photomatix.

El método más fácil es repetir la foto varias veces con una exposición diferente, por ejemplo, 2, 1, 0, -1 y -2. Con hacerlo tres veces puede sernos suficiente, pero cuantas más fotos tengamos, mejor. Para ello, es fundamental no mover la cámara y tener siempre el mismo encuadre -un trípode nos sería muy útil- y no hacer las fotos directamente, sino con el temporizador. Una vez volcadas las fotos al ordenador, es el momento de trabajar con el Photomatix. El primer paso es muy simple, solo hay que abrir el menú HDR y seleccionar ‘generate’. Seleccionamos las fotos -puede que tengamos que rellenar datos como la exposición- y se genera automáticamente.

En un primer momento, el resultado no será todo lo espectacular que esperábamos. Volvemos a abrir el menú HDR y hacemos click en ‘Tone mapping‘. Ahora ajustaremos valores como la luz, la intensidad o el contraste hasta llegar a la imagen deseada. Una vez acabado el trabajo con este programa, podemos utilizar el Photoshop para realizar nuevos ajustes que hasta ahora no hemos podido hacer. El problema de Photomatix es que es de pago, pero si hemos utilizado una versión de prueba y nos ha gustado el resultado, podemos adentrarnos en programas como el Qtpfsgui, bastante parecido y libre.

Fotografía HDR realizada con el programa Qtpfsgui.

Este es el método más habitual para realizar fotos HDR, pero no todas las cámaras tienen el formato RAW (solo las reflex y alguna más) y no todo el mundo tiene un trípode o lo lleva siempre encima. Para solucinar este problema, podemos hacer una sola fotografía y cambiarle la exposición con el Photoshop. Una vez guardadas las diferentes copias de la foto, es el momento de abrir el Photomatix y realizar el proceso mencionado anteriormente para obtener una calidad de imagen que seguro que los pioneros de la fotografía jamás llegaron a imaginar.

La principal ventaja de utilizar el formato RAW en vez del tradicional JPG es que no comprime las fotos, por lo que tienen toda la calidad posible. Además, permite cambiar más tarde aspectos como la luminosidad o el balance de blancos. En el lado opuesto de la balanza están que son unos archivos muy pesados (una foto RAW ocupa casi lo mismo que cuatro JPG), que hay que trabajarlas bastante con el ordenador y que no todas las marcas de cámaras tienen el mismo formato RAW).

Fotos: anieto2k/fuman76

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...