Aprende a utilizar un mapa virtual

Los mapas virtuales son una herramienta muy útil para viajar sin engorrosos planos que nunca se doblan por donde queremos. Nos permiten personalizar nuestra ruta y conocer todos los incovenientes de ella a priori. El más popular es ‘Google maps’.

Hasta hace apenas unos años, cuando necesitábamos ir a algún sitio y no sabíamos cómo llegar, teníamos que valernos de engorrosos mapas de papel que, una vez abiertos, nunca se doblaban por donde nos interesaba.

Sin embargo, con la llegada de las nuevas tecnologías, aparecieron los mapas virtuales-no digamos ya el posterior GPS-, que nos permiten visualizar nuestra ruta e incluso imprimirla y cuyo manejo es muy sencillo. Tan sólo necesitamos un ordenador y conexión a Internet para consultarlos.

Foto de satélite de una ciudad

Vista de una ciudad captada por satélite

Normalmente, los mapas virtuales traen al lado una casilla para que introduzcamos en ella el nombre del lugar a donde deseamos dirigirnos. Si es una ciudad, podremos elegir primero en la opción ‘¿Cómo llegar?’ y, más tarde, una vez sepamos entrar en ella, la calle que buscamos.

Para la primera de ellas, nos pedirán el lugar de origen. Una vez introducido éste, nos saldrá en la pantalla la ruta a seguir. Generalmente, nos brindará, a su vez, varias opciones, tales como ‘ruta más corta’, ‘ruta directa’ o ‘mejor carretera’. Además, irá señalándonos los distintos puntos del camino, desde un peaje hasta la llegada a un pueblo. Igualmente, nos indicará dónde tenemos que girar o efectuar un desvío, así como la duración del viaje y los kilómetros de distancia. Incluso podemos saber el consumo estimado de combustible.

En el mismo mapa, una vez hemos llegado a la ciudad de destino, tenemos dos opciones. Podemos hacer clic sobre ella para agrandar la imagen e ir viendo el plano de la misma o bien introducir el nombre para que nos salga aquél en la pantalla.

A continuación, bastará que utilicemos las herramientas del programa para que el zoom nos acerque o aleje a una zona determinada de la ciudad e ir viendo sus calles con una panorámica más o menos extensa. Incluso en algunos mapas virtuales, cabe la posibilidad de introducir el nombre de la calle a donde nos dirigimos para que nos indique su situación.

Además, generalmente, este tipo de planos nos permite grabar la ruta predeterminada e imprimirla para que nos sirva como un mapa real que podremos llevar con nosotros en el coche.

La más popular de estas herramientas es la de Google, denominada ‘Google maps’ (podéis consultarla clicando aquí). No es preciso descargarla, para acceder a ella basta buscarla en Internet y su utilización es gratuita. Claro que, hoy en día, se ha extendido mucho la utilización del GPS, que no deja de ser, igualmente, un mapa virtual más desarrollado.

Fuente: How to do things.

Foto: Vista de una ciudad por satélite: Overig en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...