Cómo proteger nuestra identidad de posibles estafadores

En el mundo actual, con las nuevas tecnologías, constantemente estamos facilitando datos personales. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado respecto a quién lo hacemos, pues de lo contrario podemos ser víctimas de una estafa. Aquí explicamos algunas precauciones recomendables.

En el mundo actual, con las nuevas tecnologías existentes, es muy fácil para un estafador conseguir datos de otra persona. Constantemente estamos dando información de nosotros mismos a otros. El problema surge cuando los facilitamos a alguien equivocado.

Justificantes que se quedan en el cajero automático por despiste, extractos bancarios que terminan en la basura o información que facilitamos por teléfono o vía Internet sin darnos cuenta de que puede ser aprovechada, todo ello es utilizado por personas con pocos escrúpulos para obtener dinero ajeno. Por eso, debemos tener unas mínimas precauciones si no queremos ser sus víctimas.

Foto de un teléfono

Muchas estafas se cometen a través del teléfono

Probablemente, las más importante tiene que ver con la Red. En Internet, son muchas las veces en que no sabemos quién está al otro lado. Por ello, es recomendable no facilitar nunca nuestros datos personales a través de esta vía. Si queremos hacer alguna compra, casi siempre se puede pagar contra reembolso a su recepción.

Y, si nos vemos obligados a pagar online, existen tarjetas de pago especiales como paypal que constituyen un sistema seguro. Pero, en cualquier caso y como norma general, es conveniente asegurarse de que estamos comprando en un sitio seguro. Éstos suelen ser los que inician su URL con ‘https’ y tienen política de privacidad. No obstante, en caso de duda, es mejor no realizar la compra.

El otro elemento que presenta un riesgo elevado es el teléfono. No es la primera vez que algún desaprensivo dice llamar de nuestro banco para pedir unos datos. Por supuesto, nunca debemos facilitárselos. Si de verdad se trata de la entidad con quién trabajamos, ya pasaremos por allí y hablaremos con ellos.

Es igualmente recomendable tener tan sólo unas pocas tarjetas de crédito. No necesitamos más y, así, nos será más fácil tener controlados nuestros gastos. En este sentido, es también importante revisar los extractos de cuenta que nos manda nuestro banco para detectar posibles desajustes.

Y, por supuesto, no tirarlos sin más a la basura. Lo ideal es ir archivándolos pero, si no queremos acumular tanto papel, podemos comprar una trituradora de documentos, que cuesta poco dinero y los destruye casi por completo.

En este sentido, es también recomendable revisar nuestro buzón frecuentemente para retirar cartas y otros documentos que contengan datos personales. Ya se han dado muchos casos de timadores que rastrean los buzones para obtenerlos y realizar así sus estafas.

Como vemos, se trata de unas sencillas pautas muy fáciles de seguir y que nos permitirán vivir sin sobresaltos económicos inesperados.

Fuente: Wikihow.

Foto: Teléfono: Panxitofeliz en Wikimedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...