¿Qué síntomas tiene el cáncer de esófago?

Detectar el cáncer de esófago a tiempo puede ser una forma de salvar la vida, por lo que es conveniente que los conozcamos.

Síntomas del cáncer de esófago

Aunque el cáncer es una enfermedad muy común en el mundo, hay que tener en cuenta que algunos de sus tipos son menos frecuentes, como es el caso del cáncer de esófago. Además, no olvidemos que esta enfermedad puede llegar a ser mortal en muchos casos, puesto que se suele diagnosticar en fases bastante avanzadas a la vista de que los síntomas no se presentan de forma acusada hasta que la enfermedad ya está desarrollada.

En cualquier caso, los especialistas siempre llevan a cabo una serie de pruebas médicas a través de las cuales se puede diagnosticar la enfermedad rápidamente, siendo el método más frecuente la esofagogastroscopia, que se trata de una exploración del esófago, por la que podemos obtener imágenes de la zona afectada.

A pesar de que esta enfermedad suele manifestarse en estados más avanzados, podemos comentar algunos síntomas comunes propios del cáncer de esófago que pueden ayudarnos a intuir si padecemos esta afección.

El principal síntoma de este tipo de cáncer es la dificultad que presentamos a la hora de tragar. Lo habitual es que primero comencemos a notar molestias en el esófago y este dolor irá aumentando de forma progresiva hasta imposibilitar completamente el poder tragar alimentos. Si llegamos a este punto estaríamos en una fase muy avanzada de la enfermedad.

Esta sensación también es conocida como disfagia, pero no es el único síntoma que presenta el cáncer de esófago. También podemos notar que tenemos mucha más cantidad de saliva de lo habitual y en algunas ocasiones los pacientes pueden presentar alteraciones en la voz. Principalmente suelen quedarse roncos con bastante facilidad. A todo ello hay que añadir que los enfermos de cáncer de esófago presentan cuadros de vómitos de manera habitual debido a la dificultad que tienen al tragar, así como por la presencia de regurgitaciones, que es un movimiento involuntario del esófago que hace que la comida vuelva a la boca sin poder ser tragada.

Aunque estos suelen ser los síntomas más habituales también podemos comentar otros que aparecen en los diferentes estados de la enfermedad. Es el caso de tos crónica, que va avanzando poco a poco, y por supuesto, una pérdida de peso descontrolada al no poder alimentarnos de una manera normal, por lo que el cuerpo no adquiere los nutrientes necesarios. En ocasiones, se ha dado el caso de que algunos pacientes también han presentado dolor en el pecho, aunque no es un síntoma muy habitual de este tipo de cáncer.

Foto: qimono

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...