La Enfermedad de Crohn

Entre las diferentes dolencias que afectan al intestino humano, se engloba bajo el concepto de Enfermedad crónica intestinal a un grupo de ellas que producen su inflamación. La más característica es la Enfermedad de Crohn, así llamada por el nombre del investigador que la describió. Aquí explicamos en qué consiste.

Entre las diferentes dolencias que pueden afectar al intestino humano, se engloba bajo el concepto de Enfermedad inflamatoria intestinal a un grupo de padecimientos caracterizados por provocar la inflamación de alguno de sus tramos de manera crónica.

Fundamentalmente, se refiere a dos tipos de dolencias: la Enfermedad de Crohn y la Colitis ulcerosa, si bien existe una tercera que presenta características de ambas y se denomina Colitis indeterminada. Y lo primero que debemos precisar es la diferencia entre inflamación e hinchazón, dos términos que, a veces, se confunden.

La Enfermedad de Crohn puede estar causada por un virus como el de la foto

La Enfermedad de Crohn puede estar originada por un virus como el de la foto.

Mientras ésta es un simple aumento de volumen que puede estar causado por gases, la inflamación resulta más compleja: se trata de un proceso patológico por el cual una parte del cuerpo se llena de glóbulos blancos y otras células, que generan sustancias que provocan aumento de congestión de la sangre, calor y también hinchazón (por ejemplo, es lo que sucede en torno a una herida). Por su parte, la Enfermedad de Crohn, aunque fue descrita primeramente por Giovanni Battista Morgagni, John Berg y Antoni Lésniowski, sería caracterizada en profundidad por Burrill Bernard Crohn, un médico del Hospital Monte Sinaí de Nueva York en 1932. Se trata de un mal crónico autoinmune a causa del cual el sistema inmunológico del paciente ataca a su propio intestino provocando su característica inflamación. Normalmente, la parte afectada de éste es el íleon o tramo final del intestino delgado, aunque puede aparecer en otra zona.

Por tanto, su causa es desconocida. Los estudios más recientes apuntan que se debe a un agente inicial (un virus, una bacteria o algún componente de la dieta) que pone en marcha alteraciones inflamatorias en el intestino. Éstas aparecen en algunas personas y no en otras por razón de diferencias genéticas, lo cual no significa que la enfermedad sea hereditaria. En cuanto a sus síntomas más frecuentes, éstos son dolor abdominal, diarrea, pérdida de peso o fiebre y, en ciertos casos, también fatiga, cansancio, anemia, falta de minerales en los huesos, dolor en las articulaciones y problemas de piel. Son recidivantes, es decir, que se alternan etapas en que aparecen con otras en que remiten.

No obstante, el tratamiento debe ser continuado, aunque en las fases más agudas, lógicamente, deben tomarse más fármacos. Éstos incluyen salicilatos y, a veces, antibióticos y corticoides. Pero, en caso de tener síntomas, lo primero que debe hacerse es ir al médico para que éste realice un diagnóstico y facilite la medicación adecuada que, además, suele acompañarse de una dieta alimenticia baja en carbohidratos.

Fuente: Enfermedad de Crohn.

Foto: Kat M. Research.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...