¿Cómo relajarse a partir de la respiración?

El mundo en que vivimos corre cada vez más rápido, y en medio de ese torbellino, el estrés amenaza constantemente. Lo lamentable, es que incluso la posibilidad de tomar una clase, en un gimnasio también nos suma una nueva actividad, muchas veces incompatible con las actividades de la vida cotidiana.

La idea, es establecer 5 pasos sencillos para relajarse a partir de la respiración. Los mismos, son fáciles de realizar, por ello  pueden practicarse de buen modo en cualquier momento del día.  Lo ventajoso de esta propuesta es que depende de la persona misma  encontrar un hueco para realizar los ejercicios y  los beneficios serán extraordinarios.

Para empezar, es imprescindible practicar la respiración profunda. La misma,  es a la vez relajante y brinda ánimo para continuar el día. La energía   es capaz de sentirse  en el momento que el ritmo de la respiración aparece  con calma.

Esto se debe a que la respiración lenta, natural,  tranquila y constante,  provoca en el sistema nervioso un estímulo para acrecentar la paciencia, lo que colaborara con el buen estado de ánimo.

Para lograr aprender esta respiración es necesario internalizar los siguientes 5 pasos, y realizarlos con total consciencia en el momento en el que se decida llevarlos a cabo.

En primer lugar, debe sentar con la columna vertebral lo más derecha posible.  En el caso de ser necesario puede utilizarse una  silla para ayudarse. Para hacerlo de la manera correcta deberá  colocar los pies rectos sobre el piso. Las  rodillas deben quedar alineadas directamente con los pies.  Por su parte, las manos irán en la   parte superior de las piernas.

En segundo lugar se deben cerrar  los ojos. Una vez logrado un clima de tranquilidad interna, se comenzará a  inhalar  por la nariz llenando  el estómago y exhalar por la boca.

Luego, como tercer paso es necesario pensar conscientemente en las costillas,  en la relajación de la  espalda y en los lados del cuerpo.

De esta manera, sentirás como tus pulmones se llenan de energía, para lentamente i r generando  tranquilidad y elasticidad por todo el cuerpo.

Para que este ejercicio de respiración valga la pena debe efectuarse durante 2 o 3 minutos, y  hasta un máximo de 5 a 10 minutos. El resultado, será beneficioso tanto para el cuerpo como para la mente. Rápidamente logrará que esta práctica quizás aislada en un principio, se transforme en un hábito saludable para el resto de su vida.

Fotografía: juandesant en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...