Como prevenir la caries

La boca es, en muchas ocasiones, la puerta por la que las bacterias entran en nuestro organismo. Por ello debemos cuidarla y, para hacerlo, dos pautas son esenciales: la correcta higiene bucal, con cepillos adecuados y pastas de dientes con la apropiada cantidad de flúor, así como el uso de seda dental; y una alimentación que sea reducida en lo referente a productos azucarados y ricos en hidratos de carbono.

La boca es uno de los lugares favoritos de todo tipo de bacterias para adentrarse en nuestro cuerpo. Por ello, su cuidado es muy importante para tener buena salud. Una boca en la que existan problemas o falta de higiene estará facilitando la entrada a múltiples microorganismos hacia el interior del cuerpo.

Uno de los principales problemas que afectan a la boca es la caries dental. Se llama así a la destrucción de los dientes producida por la desmineralización que provocan los ácidos que ingerimos en nuestra alimentación. Las principales causas que la producen son dos: una deficiente o incorrecta higiene bucal y la dieta alimenticia.

Dental_caries

En lo que respecta a la primera, es preciso señalar que no sólo la falta de higiene bucal provoca caries. Aunque cepillemos nuestros dientes con pasta y frecuentemente, ello no significa que estemos haciendo lo correcto para evitar la caries. El jabón dental debe contener la cantidad adecuada de flúor, pues ni su exceso es bueno –puede ser tóxico- ni tampoco lo es su escasez. Nuestro odontólogo nos indicará la cantidad de él que nos corresponde.

Por otra parte, el cepillado dental también debe hacerse correctamente. Lo adecuado es hacerlo tres veces al día. El cepillo tiene que tener un tamaño mediano pues, si es grande, llegará peor a las zonas más ocultas y sus fibras deben tener una dureza igualmente intermedia. También se recomienda combinarlo con el uso de seda dental para limpiar donde no llega el cepillo. Éste debe cambiarse cada tres meses.


Dentadura

En cuanto a la dieta, es conocido el daño que hacen a los dientes los alimentos azucarados. Pero no sólo éstos son cariogénicos. Los ricos en hidratos de carbono, los productos de charcutería y vísceras, así como las grasas tienen efectos perniciosos sobre nuestros dientes.

Pero el mayor daño para ellos, como decíamos, lo producen los alimentos azucarados. En este sentido, hay que decir que son productos azucarados no sólo las golosinas, los edulcorantes o la pastelería. Existen otros también ricos en azúcar que no son tan evidentes, como, por ejemplo, el jamón york o el pan de molde. Por ello, cuantos menos alimentos azucarados consumamos, menor riesgo de caries tendremos. Algunas buenas ideas son sustituir el azúcar por otros edulcorantes menos cariogénicos, evitar los alimentos pegajosos, que se adhieren a la placa dental, y, en caso de consumir chicles, hacerlo de los que llevan xilitol, que ayuda a evitar la caries.

Por tanto, una correcta higiene dental y el consumo moderado de productos ricos en azúcar ayudarán a cuidar nuestros dientes.

Fuentes:

www.caries.info/
www.saludalia.com/

Enlaces:

Para saber más sobre la caries: www.saluddiaria.com/como-evitar-caries-dientes/

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...