¿Cómo dejar de toser?

Te contamos todo lo que necesitas para que aprendas cómo dejar de toser y que así te encuentres mejor.

Aprender cómo dejar de toser es algo que todos queremos hacer en algún momento de la vida. Si estás buscando trucos y consejos que te ayuden a parar la tos, te podemos decir que has llegado al lugar correcto. Hemos recopilado todas las ideas que te ayudarán con el problema y que llevarán a que la tos deje de volverte loco, sobre todo por la noche.

1. Cambia de posición y duerme un poco inclinado

Los mocos que se llegan a acumular en la garganta, en el pecho y en la nariz, están haciendo que tosas sin parar. Hay personas que, incluso, tienen problemas para dormir. Por ello, una de las cosas que tienes que probar es a inclinarte mientras duermes para que la gravedad te ayude a eliminar parte del problema del moco. La forma más cómoda de hacerlo es poniendo más almohadas o cojines en tu cabeza y que, así, tu posición esté en una mayor inclinación. Al dormir con la cabeza más elevada, notarás que dejas de toser y que puedes conciliar el sueño por fin.

2. Haz gárgaras

Puedes usar un producto de los que venden en farmacias o recurrir a un sistema casero. En ambos casos te van a venir muy bien. Si quieres probar por el método casero para hacer gárgaras, lo más recomendable es que las hagas con agua templada-caliente y que le pongas miel. Esto ayudará a que la garganta se suavice tanto que podrás dormir y olvidarte de la tos. Otra opción es que uses limón con el agua. En ambos casos comenzarás a respirar mejor y podrás sentirte bien.

3. Cambia las sábanas o pasa el aspirador

Estar resfriado hace que tu garganta y tu sistema de respiración estén más sensibles. Es posible que eso haya llevado a que tu organismo tenga una mayor sensibilidad a las bacterias y los ácaros que quizá haya en tu cama. Por ello, tienes que cambiarlas y poner sábanas limpias. El cambio de las sábanas tiene que ser semanal y también se recomienda que las seques al sol, puesto que el contacto directo con los rayos del sol es lo mejor para eliminar microorganismos.

4. Abre la ventana por la mañana

Deja que el aire se recicle y que el sol destruya las bacterias. Aunque haga frío, es conveniente que abras la ventana todos los días y que así se limpie la instancia. Notarás cómo, si lo haces a diario, toserás menos y te encontrarás mejor.

5. Date una ducha caliente

El vapor siempre es tu aliado. Te ayuda a eliminar la mucosidad, o más exactamente a suavizarla para que puedas librarte de ella. Date la ducha con agua caliente e inspira el vapor. Deja que llegue bien a tu nariz y que, poco a poco, vayas notando cómo te olvidas de la descongestión. Suénate la nariz para eliminar todo aquello que haya bajado gracias a la temperatura.

6. Chupa un caramelo

Aunque hay caramelos que están preparados para aliviar un poco más el dolor de garganta, lo cierto es que caramelo puede servir para ello. Lo que haces es generar saliva y eso va suavizando la garganta cada vez que tragas, ayudando a que se reduzca el volumen de dolor.

7. Controla la humedad de la habitación

La humedad puede ser un grave problema si es muy alta, pero si es muy baja también se convierte en un dolor de cabeza. Si estás usando un deshumidificador, déjalo de enchufar. Lo que necesitas es que la humedad sea del 50% y que así no se te reseque la garganta. Cualquier elemento que reseque, como el aire acondicionado o el ventilador, tampoco son buenos para el estado en el que te encuentres.

8. Toma una bebida que te ayude

Hay tantas que seguro que encuentras una que te guste. La idea es que puedan suavizar tu garganta y que te ayuden a respirar mejor. Algunas de las más habituales incluyen: té con miel, té de jengibre, té de hierbas, un caldo o sopa, zumo de frutas con bromelina, como la piña o té con tomillo.

9. Come chocolate

¿Sorprendido? En realidad, el chocolate negro incluye teobromina, una sustancia que es incluso más potente que la codeína que se encuentra en los jarabes para la tos que recetan los médicos. Eso significa que… ¡vía libre para comer chocolate! Eso sí, ojo, porque tampoco quieres librarte de la tos para terminar con un buen dolor de estómago.

10. Calienta tus pies

Terminamos con otro de esos remedios de la abuela que, sorprendentemente, han sido confirmados por especialistas de la medicina. Se trata de la idea de calentar tus pies para que respires mejor y tosas menos. Lo que tienes que hacer es, claro está, ponerte calcetines. Pero es recomendable que, antes de ponerte los calcetines, apliques a tus pies una crema de eucalipto o mentol. Eso ayudará a que tu cuerpo se encuentre mejor y que tu sistema respiratorio sufra una menor tos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...