¿Cómo afecta la vacuna de la COVID-19 a los espermatozoides?

Los hombres no deberían temer ponerse la vacuna pensando en que su capacidad para reproducirse vaya a verse mermada.

Una de las preocupaciones que sienten muchos hombres sobre la vacuna del COVID-19 trata sobre la fertilidad de sus espermatozoides después de tomarla. El motivo es que hay rumores que indican que al ser administrada la vacuna se producen efectos secundarios en la capacidad de reproducción, lo que, sin duda, ha provocado un gran nivel de preocupación entre los ciudadanos.

Pero un nuevo estudio publicado hace unos días llega a la conclusión de que estos temores son infundados y que, en realidad, no hay que preocuparse por problemas de fertilidad. Eso sí, el estudio indica que los resultados son aplicables a “hombres sanos y jóvenes”, grupo en el que se incluyen varones de edades comprendidas entre 25 y 31 años.

Otro factor que no termina de generar tranquilidad plena es saber que el estudio se ha realizado solo con 45 personas. Hay que tener en cuenta, por otro lado, que las pruebas se han llevado a cabo con las vacunas Moderna y Pfizer, aunque los responsables de la investigación dicen que creen que las conclusiones habrían sido similares con vacunas como la de AstraZeneca o Johnson & Johnson.

Se han elegido las dos vacunas en cuestión porque son las que trabajan con mRNA, lo que les encajaba mejor con el propósito del estudio. Aún así, afirman que están seguros de que la esencia del efecto de las vacunas sobre el organismo es la misma con las otras versiones, de ahí que piensen que no hay que preocuparse sobre la capacidad de la fertilidad de los espermatozoides. De todas formas, incluso los responsables de la investigación afirman que deberían realizarse estudios más a fondo con una mayor cantidad de personas y así obtener unos resultados que estén apoyados por un grupo de análisis superior.

El responsable de este estudio es el doctor David Cohen, que también fue la persona que investigó y determinó que el coronavirus no se transmitía de forma sexual. Lo que sí se ha llegado a determinar previamente, es que la COVID-19 sí afecta a la capacidad de los espermatozoides. Por lo tanto, ponerse la vacuna no debería ser una preocupación para las personas que quieran tener hijos en el futuro.

Eso sí, las conclusiones quedan bastante en el aire a la vista de que no se está llegando a ofrecer un resultado más global con hombres de todas las edades. Las dudas siguen estando en varones de, por ejemplo, 40 años, un grupo cada vez más activo en obtener descendencia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...