¿Cómo actuar ante una quemadura?

Las quemaduras son uno de los accidentes domésticos más frecuentes: en este post de Aprender Gratis compartiremos los primeros auxilios para un evento de esta naturaleza.

quemadura primer grado

La quemadura de primer grado es la más leve, pero puede ser muy molesta

Las quemaduras son uno de los accidentes domésticos más frecuentes, y siempre es válido saber cómo actuar ante un hecho así, para que no nos tome por sorpresa, como en cualquier accidente, el saber de primeros auxilios será un gran alivio.

En principio, veamos qué tipos de quemaduras hay: pueden ser de primer grado, las más leves y superificiales, en este caso, la piel presenta enrojecimiento solamente, aunque sí dolor. Las de segundo grado, ya son más profundas y pueden comprometer incluso la dermis, y aparecen ampollas.

Las quemaduras de tercer grado son las más graves y existe destrucción de tejidos, con lesión profunda de dermis. En casos de mucha extensión, cuando afecten más del 30 por ciento de la superficie corporal, pueden conllevar riesgo de muerte.

Pues bien, en el primer caso se deberá aplicar de forma inmediata agua fría, al menos por diez minutos, y aplicar después compresas frías (nunca hielo directamente ya que pude empeorar, ya que quema). Luego, habrá que secar bien la zona y cubrir con un apósito seco. Así también, se recomienda inmovilizar la zona afectada y durante las horas siguientes beber abundante agua y líquidos.

En caso de quemadura de segundo grado, se deberá lavar con agua fría durante unos cinco a diez minutos. Si la o las ampollos están intactas, no tocar ni romper, sino desinfectar la región afectada con un antiséptico y cubrir con un apósito estéril y seco, y evitar cualquier golpe sobre la zona.

Si la ampolla, en cambio, está rota, se deberá entonces tratar como una herida: con las manos bien higiénicas, se desinfectará la zona con un antiséptico y con una pinza y tijeras estériles cortar la piel muerta que haya alrededor. Terminado este procedimiento, volver a desinfectar y cubrir con un apósito estéril. En caso de dolor, se podrá recurrir al auxilio de un analgésico suave.

Cuando se trate de una quemadura de tercer grado no habrá que retirar restos de ropa, ni romper ampollas ni tampoco aplicar pomadas ni nada, lo indicado es lavar la zona con abundante agua fría durante 5 a 10 minutos y después envolver la zona o a la persona (si son quemaduras muy extensas) con una sábana limpia o vendaje estéril humedecido en agua o suero.

Se deberá concurrir a un centro sanitario cuanto antes, y durante el traslado, controlar el nivel de conciencia del quemado, así como su respiración el pulso de la persona afectada.

Entran dentro de la clasificación de tercer grado, las quemaduras de máss de 5 a 8 centímetros de diámetro o las que afecten las manos, pies, cara, genitales o articulaciones importantes.

Finalmente, compartamos lo que no se debe hacer ante una quemadura:

*No aplicar ninguna pomada, o tratamiento alternativo (mantequilla, aceite, vinagre, etc), nada que no sea agua. En caso de ser necesario, el médico indicará alguna pomada para aplicar posteriormente.

*No enfriar al paciente, sólo la zona afectada. No reventar las ampollas ni despegar restos de ropa ni de ningún material que pueda haber quedado adherido.

*Procurar no dejar sola a la víctima.

Foto Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...