Aprendiendo a cuidar una piel grasa

En esta entrada aprendemos algunos trucos para hacer que nuestra piel no sea tan grasosa. Desde una buena alimentación hasta el uso de ciertos cosméticos y fármacos nos serán de mucha ayuda.

Una piel grasosa puede llegar a ser muy molesta. En el caso de los hombres puede conducir a una exacerbación del acné y hasta contribuir a la calvicie. En el caso de las mujeres puede influir con mucha claridad en su autoestima y lo peor del caso es que el uso de maquillaje para disimular la piel grasa termina contribuyendo más a esta situación.

La piel grasosa se muestra a partir de una sobreproducción de las glándulas sebáceas, las que a su vez dependen de una serie de factores como los niveles hormonales, la humedad del ambiente, la dieta, los cosméticos y evidentemente la predisposición genética. En este artículo aprenderemos a sortear y a mantener a raya este problema que no puede ser erradicado por completo. En primer lugar, debemos lavarnos la cara por lo menos tres veces al día utilizando jabón y agua caliente.

Es importante el uso de agua caliente pues disuelve las grasas con mayor eficiencia. En cuanto al jabón es mejor plegarnos a uno que presente fórmula especializada en pieles grasosas. La segunda medida que debemos adoptar sí o sí es el ejercicio regular. Éste contribuirá a que tengamos los poros siempre abiertos y que haya una mejor circulación de la sangre, lo que hará nuestro organismo más efectivo en el metabolismo de las grasas.


La tercera medida es mejorar nuestra dieta, reducir drásticamente nuestro consumo de grasas, frituras y comida chatarra. El exceso de carbohidratos debe ser muy bien vigilado también pues estos finalmente se convertirán en grasa dentro de nuestro organismo. Otra medida que ayuda mucho es el uso de mascarillas de barro varias veces por semana. Los astringentes que contienen acetona también son de gran ayuda en la destrucción de grasas.

En cuanto al uso de los cosméticos es mejor comprar solamente los que tienen una base acuosa. Para las mujeres que utilizan métodos conceptivos, es buena idea cambiar los métodos orales ya que las hormonas son las que más contribuyen a una piel grasosa. Sobre los tratamientos exfoliantes, es bueno no abusar de ellos. Bastará con hacerlo una vez por semana para mantener una piel saludable. En cuanto a los fármacos que podemos utilizar están los que contienen retinol y que se expenden sin receta médica. Tampoco debemos abusar de ellos pues lo único que conseguiríamos sería irritar la piel.

Fotos:

1 piel grasa tomada de flickr por rlhyde

2 ejercicios tomada de flickr por vicentico sento

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...