Amnesia: definición, causas y tipos

Una de las enfermedades más misteriosas para la Ciencia es la amnesia, una dolencia que hace que se olviden sucesos recientes o del pasado. Incluso los maestros cinematográficos del suspense (como Alfred Hitchcock) la han utilizado para sus películas. Én este artículo hablamos de sus causas, tipos y posibles tratamientos.

Una de las enfermedades de la mente que más misteriosa resulta a los expertos es la amnesia. No es casualidad que muchos directores de cine, maestros del suspense, la hayan tomado como tema para sus películas: ‘Recuerda’ o ‘Marnie la ladrona’, de Alfred Hitchcock o ‘Memento’, de Christopher Nolan son sólo unas muestras de la utilización que el séptimo arte ha hecho de ella.

Puede definirse la amnesia como la pérdida total o parcial de la memoria. En cuanto a sus causas, los científicos señalan que puede deberse tanto a una enfermedad física como a un trauma emocional. En el primer caso, un golpe en la cabeza, una lesión cerebral e incluso un accidente cerebrovascular pueden provocarla. Pero también problemas conductuales como el alcoholismo o la drogadicción pueden ser causantes de un proceso de amnesia.

Foto de varias bebidas alcohólicas

El alcoholismo es uno de los causantes de la amnesia

Cuando se debe a uno de estos últimos motivos, generalmente suele tratarse de una amnesia parcial que, además, en muchos casos, desaparece al eliminarse el consumo de estas sustancias tóxicas. En este caso, habitualmente nos encontramos ante el llamado Síndrome de Korsakoff, un problema producido por una mala nutrición que origina carencia de vitamina B1 y que, combinado con el alcohol, provoca problemas de memoria (incluso amnesia total), además de otros padecimientos físicos como dolencias hepáticas o cardiacas.

Por otra parte, para comprender mejor la amnesia, debemos saber que nuestro proceso de memoria se divide en dos fases: la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. La primera nos permite almacenar datos en un breve periodo de tiempo (sería, por ejemplo, la que nos hace recordar un número de teléfono). Por su parte, la segunda, más compleja pues implica a varias partes del cerebro y también más estable, hace que recordemos sucesos importantes.

En consecuencia con ello, los médicos distinguen principalmente dos tipos de amnesia: la anterógrada y la retrógrada. En la anterógrada, el paciente no transfiere los nuevos sucesos que le ocurren a la memoria a largo plazo. De ahí que recuerde hechos del pasado hasta el momento en que se desencadenó la enfermedad y olvide sucesos más recientes. Mientras tanto, en la amnesia retrógrada, van progresivamente desapareciendo todos los recuerdos, primero los más cercanos y luego los más alejados en el tiempo.

Por último, debemos precisar que, tanto en una como en otra, las habilidades y conocimientos aprendidos no suelen verse afectados, lo que se olvidan son los hechos vividos. Y, en cuanto al tratamiento, existen fármacos que mejoran la amnesia pero la terapia dependerá de la causa que la haya producido.

Fuente: De Psicología.

Foto: Sam Howzit.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...