Las algas, una fuente de salud y riqueza para el ser humano

Las algas suelen parecernos molestas cuando nos bañamos en el mar. Sin embargo, estos organismos poseen grandes propiedades beneficiosas para el medio ambiente y para la salud humana. Muy usadas desde tiempos ancestrales en la medicina oriental, hoy son cada vez más usadas en la occidental para elaborar medicamentos. Asímismo, poseen gran valor para la Naturaleza, pues absorben los materiales tóxicos, regenerando las aguas. En fin, también tienen cualidades cosméticas, gastronómicas e incluso para la agricultura. No obstante, su facilidad reproductiva puede alterar el equilibrio ecológico y, al absorber metales tóxicos, éstos pueden llegar a la cadena alimenticia humana a través de los peces.

Las algas son esa especie de plantas que muchas veces nos encontramos flotando en el mar y que aparentemente sólo sirven para molestarnos cuando nos bañamos. Incluso a algunas personas les producen asco. Sin embargo, aunque aún son grandes desconocidas, poseen una enorme cantidad de propiedades beneficiosas para el ser humano.

Alga llamada ‘Musgo de Irlanda’

Alga llamada ‘Musgo de Irlanda’

Son muy abundantes –constituyen un tercio de la vegetación del planeta y existen unas cincuenta mil especies- y están absolutamente desaprovechadas. Pero no siempre fue así. Los chinos ya las usaban en el año 2700 antes de Cristo y, posteriormente, también fueron utilizadas por los romanos.

La especie más común es, probablemente, la Cloroficea o alga verde, antecesora de los vegetales terrestres y que se encuentra en todos los ambientes pero especialmente en agua dulce. Otras igualmente frecuentes son la Rodofícea o alga roja, la Cianoficea o alga verde azulada y la Feoficea o alga parda propia del mar.

Aparte de realizar la fotosíntesis –proceso natural que transforma la materia inorgánica en orgánica-, su utilidad abarca diversos campos.

Probablemente el más importante sea el farmacológico. Ya usadas, como decíamos, en la medicina tradicional de Oriente, hoy se les conocen propiedades antioxidantes, antitumorales, gelificantes y capaces de bajar los niveles de colesterol, así como combatir las úlceras. Por ello, su utilización es cada vez más abundante en los medicamentos.

De igual modo, poseen gran valor para el medio ambiente, ya que son capaces de restaurar zonas contaminadas y depurar las aguas. Actualmente, también comienzan a usarse en la fabricación de biocombustibles, aunque esta faceta se halla en fase experimental.



Asímismo, las algas poseen propiedades cosméticas. Por ello se utilizan para tratar problemas como el acné, la celulitis, la seborrea o el envejecimiento de la piel. Incluso tienen valor fotoprotector del Sol.

También mejoran la producción de abono y fertilizante y son un excelente complemento alimenticio para el ganado. En este sentido, tienen –en las culturas orientales-, para el ser humano, un excepcional valor gastronómico, especialmente la llamada Pophyra, cuyo olor y sabor goza de fama, además de ser muy nutritiva. Por ello, cada vez se introduce más en Occidente.

Alga Marina

Alga Marina

No obstante, no todo es bueno en las algas. Se reproducen a enorme velocidad y pueden alterar el equilibrio ecológico. Pero, además, en su función restauradora del medio ambiente, absorben elementos tóxicos que pueden llegar a la cadena alimenticia humana a través de los peces que las ingieren. En cualquier caso, sus beneficios son mayores que sus perjuicios.

Fuente: Revista Consumer

Más información

Monografía sobre algas.

Imágenes

Chondrus crispus Lyngb., E-F : Gigartina mamillosa J. Ag. de List of Khoeler Images en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...