Una importante familia de fotógrafos ingleses vende la colección de fotos de naufragios más importante de Inglaterra

Una excepcional colección de fotografías de naufragios tomadas por cuatro generaciones de la familia Gibson fue comprada en una subasta en Sotheby`s el pasado 12 de noviembre por el Museo Real de Greenwich (RMG) por 122.500 euros, incluyendo la prima del comprador.

imagen naufragio

El archivo contiene más de 1.100 negativos en placa de vidrio, más de 500 negativos de películas y 97 fotografías de impresión originales de naufragios en las costas de Cornualles y las islas Scilly. Esto completa la colección del RMG de fotografía marítima histórica.

Durante 125 años, comenzando con el patriarca John Gibson, un marinero que se convirtió en un fotógrafo profesional en 1860, la familia Gibson ha estado haciendo frente a todo tipo de inclemencias para capturar las mejores escenas de barcos triturados, dramáticos rescates, salvamento de carga y entierros de personas que fueron víctimas de las aguas costeras y traicioneras del suroeste de Inglaterra. Herbert y Alexander, los hijos de John fundaron la empresa en 1865 y sus talentos vendrían a definir el archivo de Gibson y su excepcional calidad. El primer accidente que fotografiaron fue en 1869 cuando el telégrafo acababa de llegar en las islas de Scilly.

No se trataba de un simple disparo con la cámara, era peligroso, y exigía una mano de obra muy física. Todavía se recuerda cuando el barco alemán de 3.500 toneladas, Schiller, se hundió en 1876, dejando varios centenares de muertos, y cuya responsabilidad informativa recaía en manos de ambos hermanos, entonces el agotamiento hizo mella en Alexander que terminó desplomándose.

Y no era para menos, ya que trabajaban en condiciones difíciles, viajando con un carro o barco para llegar a los náufragos y trepar por riscos rocosos y dunas de arena con un cuarto oscuro portátil, llevando platos de vidrio frágiles y equipo pesado, consiguiendo hacer las instantáneas más espectaculares de naufragios producidas en los siglos XIX y XX.

Ellos fueron los pioneros en un momento en el que la mayoría de la fotografía seguía firmemente aferrada al retrato de estudio. Con un equipo tan voluminoso es normal que fuesen pioneros ya que con un cuarto oscuro portátil no sólo tenían que trabajar en condiciones complicadas sino que debían de cuidar de que nada se rompiese. Lo que los Gibson lograron es increíble en sí mismo, la belleza de las fotografías y su resonancia emocional hacen que el archivo sea poco menos que milagroso.

A día de hoy, los Gibson continúan teniendo un negocio fuerte en las islas de Scilly, le han agregado souvenirs y ventas al por mayor postal para la fotografía profesional. Sandra Gibson, tataranieta de John, es quien se hace cargo del negocio con su esposo Pete.

Por su parte la familia asegura que decidió que era el momento de vender el archivo en lugar de dejar que continuase languideciendo en cajas. El Autor John Le Carré, que utiliza algunas de las fotografías de los Gibson en sus libros, visitó el negocio, entonces dirigido por Frank, el padre de Sandra, en 1997.

Nos encontramos en una cueva de Aladino, donde se guarda el tesoro de Gibson y Frank es su guardián. Un laboratorio amateur, una camada de estantes desordenados, los equipos antiguos, cajas, bloques de la impresora y los libros. Muchos cientos de platos y miles de fotografías están a la espera de un inventario. La mayoría nunca ha visto la luz del día. Cualquier agente, editorial o contador estarían encantados de ver esto”- aseguraba el escritor.

Ahora que el Museo Marítimo Nacional tiene las fotos, se puede apreciar esta asombrosa obra, y la familia puede estar segura de que se archivará adecuadamente y se compartirá con el mundo. El museo tiene previsto utilizar el archivo para estudiar los peligros de la vida en el mar, y para visualizar este registro lo más ampliamente posible.
La RMG ya ha digitalizado la colección, para llevarla a una serie de exposiciones y recorrer museos y galerías, especialmente en el suroeste de Inglaterra.

El Señor Sterling de Plaistow, Presidente del Museo Real de Greenwich, aseguró que «La adquisición de este extraordinario archivo nos permitirá crear una serie de exposiciones que recorrerán todo el país, empezando por el suroeste de Inglaterra. Estoy muy satisfecho de que el Museo Marítimo Nacional haya sido capaz de asegurar la mejor colección de la nación, y yo sé que la familia Gibson está encantada de que su archivo familiar se mantenga y se muestre en este país».

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...