Problemáticos hasta los restos

Las heridas de la II Guerra Mundial vuelven a abrirse tras confirmarse el pasado 11 de octubre el fallecimiento del criminal de guerra Erich Priebke a la edad de 100 años cuyos restos le están suponiendo un problema a las autoridades italianas.

Erich Priebke

El problema radica principalmente en la posible peregrinación de simpatizantes radicales neonazis a su posible tumba o incluso a su posible lugar de esparcimiento de cenizas.

Asimismo, nadie quiere hacerse cargo de los restos mortales del que fuese Hauptsturmführer (Equivalente a una especie de capitán de las SS) y tristemente célebre por ser uno de los responsables de la masacre de Masacre de las Fosas Ardeatinas en la que se asesinaron a 335 ciudadanos italianos de los cuales 75 de origen judío.

Tras la masacre Piebke huyó a Argentina hasta 1995, año en el que el gobierno italiano pidió su deportación para hacerle un juicio en el que se le absolvió y puso en libertad debido a la prescripción del delito.

Ahora con su muerte el Centro Simon Wiesenthal (una institución dedicada a documentar las víctimas del holocausto) de Los Ángeles, ha sugerido la incineración como solución más prudente la incineración.

En estos casos los antecedentes suelen arrojar algo de luz sobre los casos. Por ejemplo se puede encontrar que algunos otros criminales si tuvieron un juicio en el que fueron condenados a muerte, como es el caso de Adolf Eichmann en 1962 que tras su ejecución fue incinerado, al igual que Martin Bormann, Joseph Goebbels, o Hermann Goering, este último se suicidó.

En otras ocasiones se ha procedido al enterramiento clandestino como es el caso de Heinrich Himmler o Rudolf Hess que, considerado la mano derecha de Hitler, fue enterrado en 1987 en el cementerio de Baviera pero su tumba fue destruida en 2011, sin medios de comunicación presentes ni polémica alguna.

Por último y en contraposición a todos los anteriores casos las circunstancias exactas del suicidio de Adolf Hitler en su búnker en Berlín, en 1945, así como la identificación de sus restos y su destino (al parecer fueron incinerados en el lugar) siguen siendo motivo de enfado y polémica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...