Theremín, el instrumento que suena sin tocarlo

Hoy día, con los avances técnicos e informáticos, probablemente ya no sorprenda a nadie, pero en su momento debió ser bastante curioso un instrumento musical que suena sin necesidad de tocarlo. Éste es el theremín, compuesto de dos antenas, una para el tono y otra para el volumen que se interpreta sólo con acercar y alejar las manos.

Hoy día en que existen un sin fin de instrumentos musicales electrónicos y la informática es capaz de hacer cantar bien al más negado para ello, quizá no suene tan raro que pueda existir un instrumento que produce música sin necesidad de tocarlo, pero en su momento fue, cuando menos, sorprendente.

Bárbara Buchholz durante un concierto de theremín

Bárbara Buchholz durante un concierto de theremín

Éste aparato es el theremín, llamado así en honor a su inventor, el físico y músico ruso León Termen, quién lo dio a conocer en 1919. Consiste en una caja con dos antenas: la derecha es recta y vertical y la izquierda, horizontal y con forma de bucle. Con la derecha se dirige el tono y con la izquierda el volumen.

La versión primitiva, conocida como eterófono presentaba tan sólo la antena vertical o de tono, pero pronto el instrumento fue perfeccionado por su inventor. Este primer theremín se solía utilizar para producir efectos especiales como los que se escuchan por la radio. Originariamente, estabán fabricados con válvulas de vacío, que necesitaban altos voltajes para funcionar, con el consiguiente riesgo para el intérprete.

El theremín –y esto es lo más curioso- se toca sin tocarlo, es decir, se interpreta acercando y alejando la mano de cada una de las antenas, sin necesidad de ponerla en ellas. La derecha se usa para la vertical y, cuanto más cerca esté de ella, más agudo será el sonido resultante. La izquierda, por su parte, se utiliza para la antena horizontal y, al acercarse, disminuye el volumen, aumentando progresivamente a medida que se aleja.


El sonido de este artefacto viene a ser una mezcla de violonchelo y voz humana bastante curiosa. Hay que señalar que Termen era violonchelista, por lo que es lógico que buscara algo parecido. 

No obstante, los actuales, mucho más perfeccionados, poseen un interfaz digital que les permite emitir casi cualquier timbre a través de un sampler. En este sentido, hoy existen incluso theremines ópticos, cuyo sonido varía en función de la cantidad de luz que capta un sensor.

Un theremín

Un theremín

Contrariamente a lo que se cree, el aparato es bastante utilizado. Puede escucharse en la banda sonora de películas de terror y ciencia ficción antiguas –anteriores a la aparición del sintetizador- y, más recientemente, ha sido usado para algunas de sus canciones por grupos tan populares como Pink Floid, Led Zeppelín, Jean Michel Jarre, La oreja de Van Gogh o Estopa. Incluso ha habido concertistas que han utilizado el theremín para sus interpretaciones: es el caso de Lydia Kavina, Ernesto Mendoza o Bárbara Buchholz, entre otros.

Fotos: Concierto de Bárbara Buchholz: Interstellar en Wikimedia | Theremín: Hutschi en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...