¿Quiénes fueron los ‘castrati’?

En nombre del Arte también se han hecho algunas barbaridades. Una de ellas es la aparición de los ‘castrati’, niños a quiénes se amputaban sus genitales para que conservaran la pureza y el tono de su voz. Esta práctica se extendió en la culta Italia a lo largo de varios siglos.

La Humanidad ha cometido muchos desafueros a lo largo de los siglos. Pero llevarlos a cabo en aras del Arte es realmente una contradicción. El hecho de que, para lograr algo estéticamente bello y por tanto expresión del talento humano, se cometa una barbaridad es verdaderamente sorprendente.

Retrato de Farinelli

Retrato de Carlo Broschi, 'Farinelli'

Viene esta reflexión al caso porque nos proponemos hablar de los ‘castrati’, término italiano con que se designaba a los cantantes sometidos de niños a la castración de sus genitales con fines artísticos. Con ello, se lograba que conservaran su voz aguda –con la ternura propia de una criatura de esas edades- al tiempo que poseían la potencia de un adulto. Además, de este modo, podían interpretar papeles femeninos.

Ello se debía a que, en aquellos tiempos, no estaban bien vistas las mujeres en los escenarios. De hecho, sus papeles en el teatro eran interpretados por hombres disfrazados que simulaban la voz femenina.

Los primeros documentos escritos que hacen referencia a los ‘castrati’ se encuentran en Italia, cuna de la ópera, hacia mediados del siglo XVI. Pero desde el país transalpino, se extendieron rápidamente por toda Europa, ya que su extraordinaria voz era muy valorada por aristócratas y nobles.


Hasta tal punto fue así que los ‘castrati’ llegaron a cobrar enormes cantidades de dinero por sus actuaciones y a codearse con la más rancia nobleza. Por cierto que, entre las féminas de esta clase social eran muy codiciados, ya que se creía –según los médicos actuales, sin base científica alguna- que al mantener relaciones sexuales con ellos era imposible quedarse embarazada.

Hubo muchos ‘castrati’ populares pero, sin duda, el que mayor éxito alcanzó fue Carlo Broschi, más conocido por ‘Farinelli’, del que se ha hecho una película infame hace unos años, pues falsea por completo la realidad.

Foto de la Scala de Milán

Teatro Scala, de Milán, donde actuaron muchos 'castrati'

Nacido en Abulia, en el sur de Italia en 1705 y, al parecer, dotado de una prodigiosa voz, Broschi recorrió las más importantes cortes de Europa, entusiasmando con su canto. Tan extraordinario debía ser éste que la Reina de España lo utilizó como remedio para curar la melancolía de su esposo Felipe V. Y algún éxito debió obtener, ya que en España vivió veinticinco años y fue colmado de honores.

Junto a ‘Farinelli’, otros míticos ‘castrati’ fueron su contemporáneo Senesino, Antonio María Bernacchi, Caffarelli, Gaetano Guadagni o el último de ellos que alcanzó gran fama, Girolamo Crescentini, quién murió nada menos que en 1848, cuando esa perversa costumbre ya estaba desterrada.

Fuente: Kindsein.

Fotos: ‘Farinelli’: Ago76 en Wikimedia | Teatro Scala: Bruce Turner en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...