Aprende a saber por qué falla tu ordenador

La informática es compleja. Pero es lógico pensar que, cuando nuestro ordenador tiene un fallo externo, suele deberse a algún problema interno. Para saber un poco más, aquí presentamos los errores más comunes que puede presentar y a qué suelen ser debidos.

Todos sabemos que los ordenadores son máquinas diabólicas que siempre se estropean en el peor momento. Justo cuando estamos terminando un trabajo o revisando algo importante, repentinamente, se ‘cuelga’ y tenemos que volver a empezar.

Evidentemente y bromas aparte, cuando se produce algún fallo en nuestro ordenador, se debe a problemas internos que pueden ser más o menos graves. Para que sepamos a qué pueden ser debidos estos fallos externos del aparato, aquí exponemos los más comunes y su causa habitual. Con ello, no nos haremos expertos en informática pero nos vendrá bien saber lo que le ocurre para explicárselo a quién nos lo repare.

Foto de un ordenador de sobremesa

Un clásico ordenador de sobremesa

Lo primero que debemos saber es que cualquier ordenador consta de dos partes. La primera es la parte externa del aparato o hardware; si cualquiera de sus componentes se estropea, todo el equipo dejará de funcionar. Y la segunda es la parte interna o software, el conjunto de programas y utilidades que contiene el ordenador.

Una vez aclarado esto, señalaremos los principales errores que pueden producirse en nuestro equipo así como la avería de la que suelen ser indicio. Por ejemplo, a veces la pantalla se congela, es decir, queda paralizada. Ello se debe, en el mejor de los casos, a un fallo de la alimentación eléctrica y, en el peor, suele ser causado porque uno de los componentes de aquélla se ha estropeado.

En otras ocasiones, todo el sistema va más lento de lo normal e incluso se bloquea repentinamente. Los motivos más frecuentes –al margen de que falle la conexión a Internet– son que al ordenador le falta memoria ram o que el disco duro del aparato posee una velocidad reducida.

Otras veces lo que le sucede es que se reinicia repentinamente. En este caso, las causas pueden ser dos: o bien nuestra fuente de alimentación no tiene la suficiente potencia o nuestro sistema operativo está estropeado a causa, por ejemplo, de un virus.

En algunas ocasiones, lo que ocurre es que el propio sistema operativo no se inicia por más que lo intentemos. Esto suele deberse a un fallo en la tabla de particiones de nuestro disco duro. En este caso, se puede intentar realizar un formateo o utilizar algún programa para repararlo como, por ejemplo, ‘Partition magic’.

A veces, por otra parte, el ordenador hace ruidos raros. Ello se debe, casi siempre, a que el aparato está sucio por dentro o los ventiladores obstruidos. Con una limpieza, en este caso, será suficiente.

También puede fallar alguno de los elementos del hardware. Este problema, habitualmente se debe a algún defecto en sus drivers, siempre que aquél no esté defectuoso.

Estos son, tan sólo, unos pocos de los errores que el ordenador puede mostrarnos pero también, probablemente, los más habituales. Conociendo a qué pueden deberse, cuando llevemos nuestro aparato a reparar, podremos comentarle al técnico cuál creemos que es el problema.

Fuente: Cómo hacer.

Foto: Ordenador: Nachof en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...