Aprende a reparar Internet Explorer

Internet Explorer es, probablemente, el navegador más popular que existe para recorrer la Red. No obstante, a veces, al instalar algún programa, alguno de sus archivos resulta dañado y funciona mal. Sin embargo, el propio Windows posee una herramienta para repararlo. Aquí explicamos cómo hacerlo.

Aunque existen otros muchos navegadores, el propio por excelencia de Microsoft es el Internet Explorer en sus distintas versiones (deben ir unas nueve). El más antiguo fue desarrollado para su programa Windows 95 y, desde entonces, ha sido usado por millones de personas en todo el mundo.

De hecho, durante los años 2002 y 2003 llegó a ser utilizado por un noventa y cinco por ciento de los usuarios de Internet. No obstante, en la actualidad, el desarrollo de otros buenos navegadores por parte de la competencia ha reducido su uso a unas cotas de entre el cuarenta y el sesenta y dos por ciento (según la fuente que se tome).

Foto de una versión de Internet Explorer

Una de las primeras versiones de Internet Explorer

Sin embargo, se trata indudablemente, del más popular aún hoy día y su última versión ha incorporado varias novedades en lo que a estándares web –especificaciones técnicas relativas a Internet- y motores de JavaScript se refiere respecto a modelos anteriores.

No obstante, cuando instalamos algún programa en nuestro ordenador, en ocasiones, determinados archivos del Explorer resultan dañados y comienza a funcionar mal.

Todos sabemos los frágiles que son las computadoras para estos casos. Podemos pensar que se trata de algún virus pues comenzará a hacer cosas extrañas pero, para que no nos volvamos locos, Microsoft nos ha brindado dentro de Windows una herramienta que lo soluciona.

De este modo, si nos sucede lo anterior, tenemos que ir a ‘Inicio’ y, desde allí, a ‘Opciones’. En éstas, a ‘Panel de Control’ y, dentro de éste, a ‘Añadir o quitar programas’. En la pestaña que se nos ofrece, buscamos Internet Explorer y lo seleccionamos. A continuación, haremos clic en ‘Remover o Quitar’.

Una vez llegado aquí, se nos abre una ventana de diálogo que nos permite seleccionar la opción ‘Reparar’. Seguidamente, clicamos en ‘Continuar’. Windows nos preguntará si queremos que nuestro ordenador se reinicie y aceptaremos.

Nuestro problema se ha solucionado. Esta posibilidad de reparación viene en casi todas las versiones de Windows. Sin embargo, en el XP es más complicada de utilizar. El proceso resulta un poco más difícil de seguir y, además, requiere que editemos el registro. No obstante, Microsoft facilita en su base de información (support.microsoft.com) un artículo explicativo.

En cualquier caso, si tememos no saber hacer bien toda la reparación, lo mejor es avisar a un técnico que lo revise. Nos costará más dinero pero siempre es más seguro.

Fuente: Wikihow.

Foto: Internet Explorer: The Adamant en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...