Tesoros espaciales de la Unión Soviética

La carrera espacial enfrentó las dos potencias del momento: EEUU y la URSS y de esta última, encontramos una gran cantidad de tesoros que merece la pena recordar.

Hace casi 50 años, el cosmonauta ruso Yuri Gagarin se convirtió en el primer ser humano en el espacio cuando orbitó la Tierra durante 108 minutos antes de aterrizar.

Yuri Gagarin, el primer astronauta

Lo hizo en una cápsula Vostok, que tenía el centro ahuecado y apenas dos metros de diámetro para que un hombre cupiera dentro. Esta cápsula se exhibe en un museo privado dirigido por la compañía estatal espacial Energia y conlleva meses concertar una cita para verlo, por lo que pocas personas han tenido la oportunidad de hacerlo.

Junto a esta nave de Gagarin, se encuentra la cápsula que llevó a la primera mujer al espacio, Valentina Tereshova. Está la primera cápsula espacial en transportar tres personas que fue conducida por Alexei Leonov, el primer hombre en caminar por el espacio.

Sin embargo, de todas las misiones espaciales soviéticas, dado su secretismo, sólo se conocen los detalles más coloridos. Por ejemplo, debido a que la cápsula de tres pasajeros, denominada Voskhod 1, era tan estrecha, los cosmonautas no podían usar los trajes espaciales.

La historia cuenta que uno de los ingenieros advirtió al diseñador jefe, Sergei Korolev, que la pequeña fuga de aire podría matar a las personas a bordo. Ante esto, la solución de Korolev era nombrar al ingeniero como uno de los cosmonautas, pues así se esforzaría en hacer la cápsula lo más segura posible. Aunque finalmente, los tres cosmonautas sobrevivieron a la misión, otros no tuvieron tanta suerte.

Nave espacial Soyuz

¿Qué se siente al estar atrapado en una de esas balas de cañón en órbita? Según el coronel retirado Belyayev, quien ha enseñado a innumerables cosmonautas a sobrevivir a la fuerza extrema de la gravedad, «es como tener un pequeño elefante en el pecho«.

El coronel Belyayev fue responsable de la enorme máquina centrífuga que los cosmonautas usan actualmente como parte de su entrenamiento. Esta máquina es la más gran del mundo y consta de un gigante brazo giratorio que gira alrededor de un edificio en forma de tambor para simular el lanzamiento y el aterrizaje.

Como tutor, el coronel fue el primero en probarlo para poder enseñar a la gente a permanecer conscientes con una fuerza superior a 12Gs. Pero no sólo la prueba consiste en estar consciente, sino en poder presionar los botones correctos en un espacio cerrado, vestido con un traje espacial y en un cohete lleno de baches y con mucho ruido. Aunque te guste el espacio, esto demuestra lo duro que es prepararse para ello.

La centrifugadora se encuentra en Star City, un complejo de bloques de hormigón a las afueras de Moscú. Esta ciudad fue una vez el centro secreto de entrenamiento de los astronautas soviéticos.

En el centro de formación, la nave espacial Soyuz actual no se ve muy diferente a los diseños pioneros. Incluso un cohete lanzado no hubiera estado fuera de lugar en una convención sobre ciencia ficción en 1950.

En dicho centro, hay un hangar de aviones. Allí, en una habitación, se encuentran tres cápsulas de simulación de propagación que se levantan en unas plataformas a las que sólo se puede acceder mediante unas escaleras. Las cápsulas están rodeadas de instrumentos con diales y palancas gigantes. Estos métodos antiguos contrastan con la sala de control contigua en la que usan los equipos más modernos.

La cápsula es una mezcla entre lo antiguo y lo moderno porque, por ejemplo, para poder atracar en la estación espacial, el comandante usa un periscopio óptico que sobresale del lateral. Esto puede parecer anticuado y, de hecho, lo es, aún así, este método funciona pues la Soyuz puede ser lanzada en plena tormenta de nieve pero una mínima ráfaga de viento puede hacer retrasarse a un transbordador.

A mediados de la década de los 90, la industria espacial soviética estaba en su punto más bajo pues el espacio era considerado un lujo que el país no podía permitirse. Por ejemplo, el avión espacial Buran fue cancelado, la estación espacial Mir era un lastre y el museo del espacio oficial estaba siendo utilizado como una sala de exposición de coches. El coronel Belyayev esperaba que el programa espacial ruso fuera «re-energizado» y Rusia parece ser que se reafirma en el espacio.

La Estación Espacial Internacional se basa en la experiencia de Rusia, y está siendo suministrada por cohetes rusos. Además, pronto será dirigida por un comandante ruso. Incluso, en la actualidad, se habla de naves espaciales de propulsión nuclear y de misiones a Marte.

Imágenes: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...