Sacrificios humanos en la Historia

Los sacrificios humanos los encontramos en todas las culturas, en todas las épocas. Indígenas, europeos, e incluso las tradiciones bíblicas nos los mencionan y casi siempre, van destinadas como ofrendas hacia un Dios determinado.

¿Qué mejor manera de mostrar a un Dios cómo le aprecias que ofrecerle tu más preciado don, la vidaLos sacrificios humanos son quizás el método más antiguo  de honrar a las divinidades, que se remontan a las primeras religiones de culto a los antepasados de Egipto y Mesopotamia.

El sacrificio humano lo encontramos en todas las culturas sin distinción de épocas

La teoría original era que «todo el mundo necesitaba comer» y ¿por qué no? también los antiguos dioses. Así que los sacerdotes debían dejar comida para los dioses, aunque luego estos nunca comían nada. Como era un poco vergonzoso dejar toda esa comida, al final empezaron a quemar, cortar o sangrar en los sacrificios en lugar de, simplemente, dejar que actuara la putrefacción.

Conforme pasó el tiempo, la teoría de alimentar a los dioses se fue olvidando y la práctica se convirtió en un ritual que tenía todo el sentido para sus participantes, como el uso del crisma en el bautizo cristiano, por ejemplo.

Los primeros sacrificios consistían en comida y carne
, pero el énfasis pasó a los sacrificios animales y de allí, al sacrificio de sangre. Incluso había una jerarquía entre los distintos animales a ser sacrificados, así pues, sacrificar una vaca era mejor que sacrificar una cabra y una cabra estaba por encima del pollo. Pero, por encima de todos ellos, estaba el sacrificio humano.

Hay cierta controversia en torno al momento en el que la práctica del sacrificio humano comenzó. Algunos argumentan que tiene un origen prehistórico, pero estas afirmaciones se basan en el descubrimiento de unos órganos humanos de 10.000 años encontrados en las ciénagas del norte de Europa, lo que deja abierto un espacio para las conjeturas.

Prácticamente, cada cultura y región tiene un historial de sacrificios humanos, desde los Romanos hasta los Celtas, pasando por los Aztecas. Los antiguos griegos sacrificaban humanos a la diosa Artemisa, incluyendo el famoso sacrificio de la hija favorita de Agamenón. Incluso a los judíos les puede resultar familiar, ya que Yavhé ordenó a Abraham sacrificar a su propio hijo Isaac.

El sacrificio de Isaac

En Oriente Medio, el sacrificio humano tradicional se llevaba a cabo mediante un cuchillo y la sangre del sacrificado era recogida como parte del ritual. La metodología empleada podía variar drásticamente dependiendo de las zonas geográficas.

Ejemplo de ello pueden ser las distintas tradiciones diferentes del sacrificio humano practicadas en el continente  africano. Una de las formas especialmente espeluznantes implicaba el desmembramiento y  la decapitación, así como la eliminación de las vértebras y/o genitales y el drenaje de la sangre del cadáver. El efecto supuesto que causaba dicho sacrificio era traer buena suerte para la persona que sacrificaba a la víctima. Después, las partes eliminadas podrían ser disecadas para usos específicos.

Por otra parte, los hindúes sacrificaban en honor de la diosa Shakti, que representaba la figura materna. Sin embargo, también se hacían cultos a Kali, ofreciendo vírgenes -de ambos sexos- a quienes se les cortaban las manos, el pecho y los pies.

En el hemisferio occidental, el sacrificio humano continuó mucho después de lo que lo hizo en Europa, Asia y Oriente Medio. A este respecto, se encontraron en Perú cientos de cadáveres de pescadores que habían sido ejecutados en torno al siglo XIV según el modo antiguo: atados, de rodillas y apuñalados en el corazón, si bien los rituales más famosos han sido los realizados por los incas y aztecas de América del Sur. Los incas sacrificaban las mujeres y los niños utilizando métodos diferentes, pero los aztecas tenían un método definido. Se arrancaba el corazón a la víctima ofreciéndole enseguida a sus dioses y para ello, colocaban al sacrificado sobre una piedra llamada Techcatch.

Sacrificio indígena

Es difícil determinar realmente la razón de estos sacrificios, pero se cree que estaban relacionados con un aspecto astronómico, pues los aztecas pensaban que si los dioses no recibían su sacrificio, el mundo llegaría a su fin por lo que el objetivo del ritual era mantener el equilibrio del universo.

En la actualidad, pese a que ha pasado mucho tiempo desde que los incas y aztecas desaparecieron, en otras zonas sigue habiendo sacrificios, aunque algunos de ellos han sido sustituidos por animales. No sólo nos encontramos sacrificios en ciertos pueblos al oeste de África, sino que pueden aparecer en los medios, noticias sobre asesinatos que puedan tener algún tinte de sacrificio.

Imágenes: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...