¿Quién fue Lizzie Borden?

Nunca fue condenada, pero se cree que Lizzie Borden fue la responsable de matar a su padre y madrastra a golpes de hacha.

Lizzie Borden es una de las supuestas homicidas más famosas en la historia negra de Estados Unidos. No se encontraron pruebas tangibles de que había sido ella quien asesinó a su madrastra y su padre, pero gran parte de la sociedad norteamericana lo tenía muy claro. El suceso se produjo el 4 de agosto de 1892 rodeado de una serie de circunstancias que hacían pensar que, sin duda, Lizzie había sido la responsable. No obstante, se dieron cita multitud de factores y, al final, sin testigos y sin pruebas exactas del delito, Lizzie quedó libre de toda sospecha.

El testimonio de Lizzie durante el juicio, así como los de las otras personas que participaron en el mismo, está disponible online de forma íntegra. Eso permite ver la seriedad y, en cierto modo, frialdad, que tenía la sospechosa mientras respondía a las preguntas. Lizzie tenía una hermana con la cual se fue a vivir después de la muerte de su padre y madrastra. También hay que decir que su padre ya llevaba casado con su esposa durante más de 25 años, dado que la madre original de las chicas falleció cuando Lizzie solo tenía dos años. Por lo tanto, es poco probable que la explicación del asesinato fuera un problema con la madrastra.

No obstante, hay que añadir que la madrastra recibió casi 20 hachazos, mientras que el padre solo se llevó la mitad. Eso hizo pensar que el responsable de las muertes no fue un enemigo del padre, sino que era alguien que sentía más irritabilidad hacia la madrastra. Lizzie y algunos de los empleados de la casa fueron quienes encontraron los cuerpos y, poco después, la policía se presentó para investigar y tomar declaración.

Las sospechas apuntaron a Lizzie porque entre el fallecimiento de la madrastra y el padre hubo una diferencia de 90 minutos. Se pensó que sería raro que alguien ajeno a la vivienda fuera a estar más de una hora esperando para acabar con el padre, quien en el momento de la muerte de su esposa se encontraba fuera de casa. Además, en el juicio, Lizzie afirmó que no había oído gritos ni ningún ruido cuando estaban asesinando a su madrastra, por mucho que ella estuviera en casa en ese mismo momento.

Como se puede ver, había muchos factores que chirriaban en la defensa de Lizzie. La joven había tenido una gran pelea con sus padres recientemente e incluso se había ido de casa días atrás. También se descubrió que poco antes de la muerte había intentado adquirir varios productos sospechosos, como un potente veneno. Las justificaciones de Lizzie encajaron y dieron el pego, pero eran más suposiciones que no ayudaban a que su imagen quedase fuera de dudas. Por ello, incluso después del juicio, los vecinos de la zona donde vivían, Fall River, nunca dejaron de sospechar de ella.

Se comenta que pagó a los empleados de la casa para que no contaran lo que había ocurrido. Al mismo tiempo, el testimonio de su tío, que había pasado esa misma noche en el hogar, no afectó a su defensa y, en realidad, no aportó ningún tipo de base como para que se sospechara más de Lizzie. El caso quedó sin respuesta como uno de los mayores misterios de los crímenes ocurridos en el país, si bien la mayor parte de las personas apostaran por la culpabilidad de la hija.

Hubo varias investigaciones e incluso un periodista se involucró mucho en la cobertura hasta el punto en el que se llegaron a inventar argumentos con la intención de mantener el titular de Lizzie más tiempo en primer plano. Se habla acerca de cómo fue uno de los primeros casos de fake news, destacando que incluso se publicó que Lizzie estaba embarazada y que había asesinado a sus padres después de haberse peleado con ellos por la deshonra de haberse quedado en cinta antes de casarse.

También se comenta que todo podría haber sido una venganza de un antiguo cliente del padre, Andrew Borden, quien pocos días antes se negó a vender una propiedad que le interesaba a este. Esa discusión en su casa terminó con el padre echando a su cliente de la vivienda con voces muy elevadas, al menos tal y como narró la propia Lizzie en el juicio. No obstante, a la vista de que la madrastra recibió más hachazos, se pone en duda si esta sería la explicación de lo ocurrido.

Hoy día la casa donde se produjeron los asesinatos, la casa de Lizzie Borden, está abierta a modo de museo y de hostal donde dormir y desayunar, un clásico bed & breakfast. La historia del asesinato y los registros paranormales que se han detectado en el hogar, lo han convertido en un lugar popular para las personas a las que les gustan este tipo de historias de fantasmas. Es tan famosa que incluso se la ha visto en Los Simpson tal y como demuestra la imagen que incluimos entre el texto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...