Quién fue Cupido

La historia de Cupido es una historia de puro amor entre una mortal y un dios que acaba en matrimonio y con tres hijas.

cupido2

Cupido tapando los ojos simbolizando que el amor es ciego

¿Quién no ha sufrido por amor? ¿Quién no se ha enamorado de una persona hasta no poder más? Todos hemos caído en las redes del amor, antes o después todos los humanos nos hemos llevado una decepción en alguna relación sentimental. El amor para muchos es algo que viene y va, es muy variable. No se puede saber con certeza cuánto tiempo durarás con una persona o si esa persona te respetará como tú quieres que lo haga. Pero para otras muchas personas, el amor es el sentimiento más importante y por el que dejan un trabajo o una ciudad, incluso se cruzan fronteras. Hay muchas personas que creen en el amor para toda la vida. El culpable de este enamoramiento y desengaño es cupido. El amor se suele representar con la figura de Cupido, que con un arco dispara unas flechas provocando así el amor y el enamoramiento entre ellos. En ocasiones se representa con los ojos cerrados para demostrar que el amor es ciego, pero ¿Quién es esta figurita que da y quieta el amor a su antojo?

La figura de Cupido se remonta a la época romana, conocido como el dios del amor de Venus y Marte (dios de la guerra), aunque ya existía en la época griega bajo el nombre de Eros, dios del amor y de  la atracción sexual e hijo de Afrodita. En España se remonta a la época medieval en forma de poesía. Hoy en día Cupido es uno de los símbolos con los que se representa la fecha de San Valentín.

La figura de este símbolo del amor se le representa con un arco con flechas doradas o de plomo. Las flechas doradas tienen plumas y provoca el enamoramiento instantáneo, lo que se conoce como amor a primera vista. En cambio las de plomo provocaban todo lo contrario, la indiferencia. En este sentido, se dice que un día Cupido se enfadó con Apolo porque éste bromeaba mucho sobre las habilidades de Cupido como arquero y que fue en ese momento cuando el dios del amor le lanzó una flecha dorada a Apolo para que se enamorara de la ninfa Dafne y a ella una flecha de plomo. El desamor hacía constancia y la ninfa rezó al dios Peneo pidiendo ayuda. Con el paso del tiempo se transformó en un árbol de laurel y se unió a Apolo.

Los años pasaban y Cupido seguía estando igual de joven. La madre, Venus, estaba preocupada por el desarrollo de su hijo hasta que nació su hermano Anteros, dios de la pasión. Tal y como decía el Oráculo de Temis » el amor no se puede crecer sin pasión», Cupido crecía y se transformaba en un gran joven cuando estaba junto a su hermano, pero cuando se alejaban Cupido se volvía a hacer pequeño.

El escritor Lucio Apuleyo cuenta la historia de amor entre Cupido y Psique, en su obra ‘El asno de oro’. En él se cuenta la historia de una princesa llamada Psique, que significa alma, con una gran belleza, pero que era mortal no era un dios. Este fue el motivo por el que Venus le pidió a su hijo Cupido que fuera a buscarla y le lanzara una flecha para que consiguiera al hombre más feo de la tierra. Cuando el dios del amor llegó donde ella estaba, se quedó enamorado de su belleza y a pesar del descontento de su madre, Cupido y Psique acudieron a un castillo aislado donde más tarde se casaron. Eso sí, manteniendo la condición de que Psique al ser mortal tenía prohibido mirar el rostro de Cupido.

venus y cupido en el espejo

Venus y Cupido delante del espejo

Durante todas las noches, Cupido acudía al castillo para visitar a su mujer sin que le mirara el rostro, sin encender ninguna lámpara. A pesar de no saber como era el rostro de su amado, Psique estaba muy segura con Cupido. La intriga por saber como era el rostro de Cupido tuvo un final muy trágico. Durante todas las noches Psique cumplía con lo que decía su marido de no mirar su rosto, hasta que debido a la envidia de las hermanas de la mortal, Psique traicionó a Cupido mirándole al rostro. Cuando llegaron las hermanas de la mortal al palacio tuvieron celos debido a que su hermana pequeña vivía en un castillo lleno de joyas y mejor que ellas. Las hermanas le dijeron a Psique que le mirar el rostro a Cupido que no pasaría nada. En cuanto llegó la noche, Psique encendió una lámpara y haciendo caso omiso a lo que un día le dijo su marido le vio el rostro. Esto provocó la expulsión inmediata de Psique del Castillo y concluyó con una gran frase de Cupido, que hoy en día puede considerarse un gran eslogan para enamoramiento: «el amor no puede vivir sin confianza». Pero como por amor se hace cualquier cosa, la mortal decidió ir en busca de Cupido sometiéndose a diferentes pruebas y desafíos realizadas por Venus, cada una de ellas peor y más difícil que la anterior.

Una de estas pruebas consistía en que Psique debía transportar una caja al inframundo, una caja que no debía abrir nunca. Además de llevar un poco de belleza a la mujer de Plutón. Psique intrigada por lo que habría en el interior de la caja, la abrió e inmediatamente cayó en un profundo sueño, que podría parecer la muerte. Cupido, al ver la posible muerte de su amada, le  besó, retirando así el sueño de su amada y lo puso de nuevo en la caja.

cupido y amada

Cupido llorando la muerte de su amada

Ante la lucha por parte de Psique por conseguir de nuevo el amor de Cupido, fueron los propios dioses los que convirtieron a esta moral en una diosa para que así pudieran estar juntos. La relación entre el dios del amor y la diosa del alma se consagró con tres hijas Voluptas, que significa la gracia del placer, Castitas, la gracia de la Castidad y Pulchrito, la gracia de la Pulcritud.  A través de este enlace, se conoce y representa al amor con dos flechas, las de Cupido.

FOTO/ cupido por gui.tavares

FOTO/ Cupido y su madre por cea

FOTO/ Cupido y Psique por laurakgibbs

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...