¿Qué puede ocurrir si te encuentras a la chica de la curva?

La chica de la curva es una leyenda que se conoce en el mundo entero y que, en España, se conoce en todas las ciudades.

La chica de la curva representa una de las historias de fantasmas más habituales y que, curiosamente, se replican a lo largo del mundo entero. ¿Leyenda urbana o realidad? En principio todo es posible. Quienes han vivido y sobrevivido a uno de sus encuentros defienden de por vida lo que han visto y experimentado. La pregunta que todos nos hacemos cuando conducimos de noche es, ¿Qué puede ocurrir si nos encontramos a la chica de la curva?

El cine, la literatura con los cuentos de terror y otros medios han explorado esta leyenda urbana de forma habitual. Por lo general, lo hacen tomando de referencia las historias que circulan desde hace décadas. En algunos casos se aporta una dosis de inventiva y ficción para que el grueso del suceso pueda tener más empaque. Eso nos lleva a confundir y no tener claro qué es lo que se puede esperar de esta aparición fantasmal.

La chica de la curva es una leyenda urbana complicada. El motivo de ello es que no existe una sola chica de la curva. Conocida también como la autoestopista fantasma o en inglés como “vanishing hitchhiker”, la leyenda cambia del lugar del mundo donde se produzca su aparición. Incluso en un mismo sitio pueden existir o haber existido distintas chicas de la curva. Porque dentro de la inmensidad de espíritus y fantasmas que supuestamente existen en el ultramundo, muchos coinciden en la forma en la que se aparecen o en lo que los ha llevado a quedar atados al mundo de los vivos.

Dicho esto, ¿Qué ocurre si nos la encontramos? Lo que hay que decir es que no lo sabemos. No podemos tener seguridad sobre lo que nos espera. Podríamos decir que tenemos una jugada de cara o cruz y que nuestro destino dependerá del tipo de fantasma que se cruce en su camino. El motivo de ello es que con la chica de la curva o, las chicas de la curva, para ser más exactos, no hay medias tintas. Una parte de estas chicas de la curva están cargadas de odio, resentimiento y afán de venganza y sufricimiento, mientras que otras lamentan que fallecieran e intentan, con su último vínculo con el mundo terrenal, evitar que otras personas sufran lo mismo.

¿Es la chica de la curva un fantasma bueno?

Esta es una de las dos mitades, la chica de la curva cuyo vínculo con la tierra de los vivos sigue siendo algo tan noble como tratar de salvar vidas. No es que la muerte de esta chica estuviera falta de tragedia. Como demuestra que su espíritu haya quedado anclado al mundo vivo, su persona abandonó el mundo sin haber cumplido sus objetivos de vida y sin haberse realizado como individuo. Eso es lo que lleva a que este fantasma intente, después de su vida, intentar salvar a otros para encontrar la razón de ser.

Se desconoce si, una chica de la curva que busca redención, la consigue y avanza hacia el siguiente mundo con solamente salvar una vida. Es posible. Puede que ese espíritu herido y sufridor pueda encontrar finalmente el camino al cielo después de haber sido consciente de que una persona se salvó gracias a su acción. Es posible que esa sensación de satisfacción no se alcance hasta haber salvado muchas vidas o que, incluso, que de forma trágica sea algo que nunca llegue a conseguir. Son preguntas sin respuesta, teorías cuyo veredicto no se puede llegar a determinar.

Esta chica de la curva bondadosa murió en la carretera debido a un accidente provocado sin un culpable. Por ejemplo, el coche falló, la curva era demasiado peligrosa o pronunciada o se produjo algún tipo de incidente que ahora intenta que nadie más sufra. Su espíritu ha quedado anclado en el tiempo y, en algunos casos, se cuenta que la aparición de la chica es con vestido de boda, haciendo referencia a que se encontraba justamente iniciando su viaje de novios.

Hay una versión de la historia que nos sitúa en Cáceres, exactamente en la curva de Torreseca, donde desde hace décadas se cuenta la historia de la aparición de una chica con vestido de novia haciendo autostop. El conductor que la recogió relató cómo le dejó su chaqueta a la chica, porque tenía frío, y luego esta le pidió calmadamente y con educación que “Por favor, frene. En esa curva es donde me maté”. La reacción del conductor fue mirar hacia atrás y, al hacerlo, se encontró con que la mujer había desaparecido. Del impacto, frenó y evitó lo que podría haber sido una muerte segura.

Días después, el conductor preguntó en los alrededores y descubrió que tiempo atrás un matrimonio había fallecido al volante en esa misma curva. Cuando buscó la tumba de la fallecida, encontró su chaqueta encima de la lápida, sabiendo así que el espíritu de esa mujer le había salvado la vida.

Se dice, no obstante, que la chica de la curva que aparece como espíritu alertador, solo lo hace en casos en los que exista un riesgo seguro de producirse un accidente mortal. Es decir, la chica de la curva ya sabe que ese conductor iba a sufrir un accidente y morir. Debido a ello, las apariciones de estas chicas de la curva no son frecuentes, sino que se ajustan solo a casos en los que no tienen otra alternativa que aparecerse con la intención de salvar una vida. Hay historias similares en otras partes del mundo y también en más regiones de España. Y, tal como indicamos, no se tratan del mismo espíritu, sino que desgraciadamente son las apariciones fantasmales de más mujeres que murieron de una manera trágica en la carretera.

Además, lo más curioso es que la leyenda ha ido pasando de generación en generación. Comenzó, originariamente, en tiempos en los que se conducían carruajes de caballos y en los que no existían los coches. Estas chicas de la curva se subían al carruaje y avisaban de un posible accidente para, después, desaparecer sin dejar ningún tipo de rastro. Su función desde el más allá era la misma: salvar vidas.

La chica de la curva como fantasma asesino

La otra de las versiones del fantasma es la que nadie se querría llegar a encontrar: la asesina. En proporción, podríamos llegar a decir que hay más casos registrados de la versión malvada del fantasma que de la que hemos mencionado en el apartado anterior. Por eso es frecuente que, si alguien se encuentra en este tipo de situación, sienta miedo e inquietud por lo que podría llegar a pasar.

La chica de la curva o, al menos, aquellos fantasmas que se relacionan dentro de un mismo modus operandi, puesto que es muy lógico pensar que son entidades radicalmente distintas, tiene varias formas de actuar. El objetivo final del espíritu es el mismo: acabar con la vida del conductor, a quien siempre sorprende conduciendo en solitario y de noche. Pero la forma en la que lo hace es diferente dependiendo de la versión y de la procedencia de la historia.

Algunas de las chicas de la curva tienen sentimientos de venganza e ira que vuelcan en conductores que cumplen una serie de características como las que ellas odian. Por ejemplo, que se trate de hombre infieles, borrachos, ofensivos o maltratadores. A estos, lo que hace el fantasma es seducirlos y utilizar sus técnicas de atracción más sensibles para lograr que el conductor baje la guardia y se acerque a ellas. En ese momento se suele provocar un efecto similar en todos los casos: cuando el conductor está suficientemente cerca del fantasma, la mujer comienza a perder su aspecto y belleza para quedarse en una imagen de puro esqueleto terrorífico.

En ese momento el conductor muere de una manera u otra. En algunos casos simplemente por el impacto del susto. En otros, con un accidente provocado con el coche. Y también hay historias que dicen que el fantasma ataca a sus víctimas para asegurarse de que acaba con su vida y lleva a cabo esa supuesta venganza que la entidad lleva tanto tiempo queriendo satisfacer. Hay una versión en la cual incluso a la mujer le cambia la cabeza por una de caballo, lo que resulta inquietante, terminando también con la muerte de su víctima.

Los motivos que mueven a este fantasma vengativo son variados, pero normalmente están relacionados con la venganza. Todas las chicas de la curva malas están atascadas en el tiempo debido a que sufrieron una muerte terrible. Y lo habitual es que el culpable de esa muerte siempre fuera un hombre. Hay quienes vuelven con el solo objetivo de acabar con los hombres que encuentren que encajen en el perfil de los hombres que las asesinaron.

También hay una terrible historia que habla de una de estas chicas de la curva, la cual falleció cuando, después de ser atropellada y abandonada por el conductor. Se quedó muy dañada, con heridas, sangrando. Pidió ayuda a todos los conductores que pasaron, pero ninguno se detuvo a ayudarla. Por ello, maldijo a quienes la habían ignorado y a los que culpó por haberla dejado morir sola, herida y en una situación lamentable. Se cree que no solo ha castigado a quienes maldijo, sino que todos sus descendientes también están tocados por su maldición y son cazados si, en alguna ocasión, se cruzan en su ruta.

A raíz de las historias protagonizadas por la chica de la curva se han producido multitud de películas. También hay libros, algunos de ellos responsables, en gran medida, de haber extendido la popularidad de esta leyenda fantasmal de la cual se conoce su existencia en el mundo entero. La chica de la curva, cuyas historias comenzaron a circular en la década de los 30 o incluso antes, sigue de actualidad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...