¿Qué pasó en los reinos de Navarra, Portugal y Granada entre los siglos XIV y XV?

Durante los siglos XIV y XV, los reinos de Navarra, Portugal y Granada experimentaron grandes cambios.

En el post de hoy resumiremos los siglos XIV y XV en los reinos de Navarra, Portugal y Granada. Empecemos por el primero. Durante los siglos XIV y XV, el reino de Navarra se caracterizaba por su supeditación a los poderosos vecinos con los que compartía frontera: Castilla, Aragón y Francia. Fue, de hecho, el dominio francés ejercido por el monarca Felipe IV el Hermoso en el siglo XIV lo que despertó un fuerte sentimiento antifrancés en la población navarra, pues los cargos más altos de la administración serían ocupados por franceses y no por navarros. Ante esta situación, surge la necesidad de estar vigilante ante los reyes extranjeros que dirigían el destino de Navarra. Esto acentuó la idea política del pacto, por la cual los monarcas debían reconocer la capacidad legislativa de las Cortes de Navarra antes de ejercer su autoridad.

En cuanto al reino de Portugal, los siglos XIV y XV fueron un periodo de cambio. La política exterior estuvo dominada por las alianzas matrimoniales y los acuerdos diplomáticos, como los ideados por Dionis I el Liberal para poner fin a las guerras con Castilla. Sin embargo, lo que más caracterizó al reino de Portugal durante este tiempo fue su expansión oceánica y continental por el Atlántico y por África, que sin lugar a dudas estuvo favorecida por el auge del comercio y por las innovaciones en el transporte marítimo. El reino rivalizó con Castilla por la conquista de los océanos, produciéndose hechos tan importantes como la apertura de la ruta marítima hacia la India por parte de Vasco de Gama o la travesía de Bartolomé Díaz en el Cabo de Buena Esperanza.

Por último, respecto al reino de Granada, hay que apuntar que la reconquista peninsular por parte de los reinos cristianos había llegado en el siglo XIII al corazón de Al-Andalus, dejando como único enclave islámico al reino de Granada, gobernado por la dinastía Nazarí y que abarcaba las provincias de Granada, Málaga y Almería. Aunque aislada del norte de África desde 1350, el reino de Granada supo explotar la rivalidad castellano-aragonesa y sus crisis internas. Es más, durante estos siglos alcanzó su esplendor cultural y político, convirtiéndose en una de las ciudades más prósperas del medievo europeo. Del siglo XIV, destaca el reinado de Yusuf I, que mantuvo la estabilidad del reino. Sin embargo, la dependencia exterior económica (respecto a los comerciantes genoveses) y política (debía vasallaje a Castilla desde el siglo XIII), además de la presencia de una nobleza tan levantisca como la cristiana, precipitaron la decadencia nazarí hacia el siglo XV. Respecto a la caída del reino, ya hablaremos otro día.

Foto: Porto Bay Hotels & Resorts

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...