¿Qué conspiración habla del no hundimiento del Titanic?

Una teoría conspiratoria cuenta que el Titanic no se hundió en realidad, sino que fue otro barco el que lo hizo.

Salida del Titanic

Todos hemos oído hablar del hundimiento del Titanic, ya sea en forma de una película, de un libro o de cualquier otro tipo de adaptación (la Wikipedia también sirve, por supuesto). ¿Pero y si os contamos que todo fue un engaño y que el Titanic nunca se hundió? Eso es lo que contó Robin Gardiner en un libro que ha levantado muchos sarpullidos a lo largo de la historia. Se titulaba Titanic: ¿el barco que nunca se hundió? y llegó a tener un gran impacto en el momento de su publicación. Dio inicio a la que se considera una de las teorías conspiratorias más locas, pero también más lógicas, en la historia del hundimiento del barco.

Todo fue por dinero

Para resumir, lo que podemos decir es que la empresa International Mercantile Marine Group, organizó un montaje con el objetivo de cobrar el seguro de la embarcación. Y lo que hicieron fue disfrazar otro barco como si fuera el Titanic, una de las embarcaciones similares que tenían en su propiedad: el Olympic. Lo disfrazaron de Titanic y se ocuparon de llevarlo a alta mar con la intención de gestar uno de los sucesos más terroríficos en la historia marítima. ¿Pero por qué lo hicieron? La historia se remonta a tiempo atrás, cuando el Olympic tuvo un incidente en el que salió culpable, lo que llevó a que los daños no fueran compensados por el seguro.

Sus propietarios pensaron que hasta ahí había llegado la historia del barco, porque necesitaban fondos cuanto antes. La idea que se les pasó por la cabeza fue enviar el Olympic a alta mar transformado del Titanic, hundirlo y cobrar el dinero que necesitaban. A la vuelta, utilizarían parte del dinero para transformar el Titanic, que estaría a buen recaudo, en el Olympic. Nadie se daría cuenta, puesto que se trataba de barcos muy similares.

Otro barco se preparaba para recibir el Titanic

Hay algunas pistas que llevaron a que todo resultara un poco oscuro en la época. El Titanic zarpó cuando se estaba llevando a cabo una huelga del sector del carbón. La situación no era buena y resultó extraño que el barco zarpara aún en medio de la confusión. Se dice que comenzó a oírse un rumor acerca de cómo había algo turbio en todo aquello. Varias personas hablaron de cómo se estaba perfilando una tragedia, un plan oculto del que nadie quería hablar. Hubo miembros de la tripulación del Titanic que rechazaron el trabajo en el último momento por mucho que en aquel entonces el trabajo fuera bienvenido con los brazos abiertos.

Se comenzaron a producir cancelaciones de reservas de personas importantes que parece que en el último momento se pensaron dos veces la idea de disfrutar de unas vacaciones lujosas como las que garantizaba el barco. Pero lo más significativo es que J.P. Morgan, que se había mezclado en la operación debido a la propiedad de otro barco, canceló también su viaje. Curiosamente, muchos de los altos ejecutivos y personas de riquezas que cancelaron el viaje en el Titanic eran individuos que tenían algún tipo de relación con Morgan.

El otro barco era el Californiano, de la empresa de J.P. Morgan. Hubo muchas preguntas de porqué el barco en cuestión había zarpado de Londres en solitario lleno con ropa y mantas que posiblemente habían sido pensadas para dar calor a quienes salieran de una tragedia como la ocurrida en el hundimiento del Titanic. De forma preocupante, el Californiano llegó antes que el Titanic al lugar del impacto con el iceberg y se quedó esperando.

Mitos del Titanic

Lo que ocurrió de verdad

Tenemos el Californiano en una posición estática, esperando durante un tiempo a que llegara el Titanic y que impactara con el iceberg. En otro lado se encuentra el propio Titanic, que avanza a buen ritmo a sabiendas, según la conspiración, de que llegará a impactar en un momento determinado. Los expertos han reforzado la idea de que el capitán del Titanic habría sido capaz de ver el iceberg a lo lejos. Por otra parte, se descubrió que el capitán había estado esperando el impacto muy preparado, algo que también hizo el capitán del Californiano.

Pero entró en juego la casualidad y el Titanic impactó con el iceberg en un momento previo a cuando debería haberlo hecho. Lo hizo cuando vio cerca otro barco, que resultó no ser el Californiano, el cual se encontraba en una posición más alejada. El capitán del Titanic recibió el impacto del barco con naturalidad, sabiendo que no ocurría nada porque tenían otro barco que acudiría en su ayuda. Poco después el capitán del Titanic se dio cuenta de que nadie vendría en su ayuda y que tenían que actuar de otra manera.

¿Real o ficción? ¿Una simple conspiración o la realidad de lo ocurrido? Cuando hagan una película seguro que la historia recibe una mayor difusión. Porque no lo dudéis, acabaremos encontrándonos con una adaptación en el cine.

Vía: Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...