Orígenes de la civilización romana

Los pueblos que habían llegado a la península itálica, como consecuencia de las grandes migraciones, configuran, aproximadamente hacia el año 1000 (a. C.), tres estratos sociales diversificados en territorios contiguos y, al propio tiempo, limítrofes con otros núcleos de población tales como los etruscos, de lengua no indoeuropea y de procedencia aún no determinada.

El primer grupo a señalar es el de los latinos, que se asientan en el valle del Tíber y en el Lacio.

Un segundo grupo se asienta en Umbría y en Campania; son los osco-umbros que, incluso, se extienden hacia el territorio ocupado por los sabinos, los cuales vivían en el centro de Italia.

El rapto de las Sabinas

El rapto de las Sabinas

Por último, mencionaremos al grupo de pueblos cuya procedencia original había de ser la región del Danubio y que ocuparían toda la franja oriental de la península italiana.

La margen meridional del Tíber, por tanto, estaba poblada por grupos de población poco importantes hasta entonces, especialmente si se los compara con los etruscos -que ejercían su dominio sobre la zona central de Italia-, los cartagineses -que dominaban en el mediterráneo noroccidental- o los griegos -que ejercían su poder en toda la zona del sur de Italia.



A la sombra de las potencias mencionadas comienza a emerger la unión de los habitantes del Lacio, los cuales tenían en común la lengua que hablaban, es decir, el latín, y fundan, aproximadamente en el año 900 (a. C.), la Liga Latina, acaso con fines únicamente defensivos, pues el poderío de los etruscos se afianzaba en demasía. Una importante ciudad, Alba Longa, se alzará como testigo de tan productiva unión; más tarde, la hegemonía del Lacio le corresponderá a otra ciudad, mucho más célebre que Alba Longa, y que desplazará a ésta de manera radical: se trata de la ciudad de Roma.

La fundación de Roma tiene lugar en el año 750 (a. C.), aproximadamente, y, respecto de sus orígenes, se han tejido numerosas leyendas entre las que sobresalen la de Rómulo y Remo, la del legendario héroe troyano Eneas, la del rapto de las sabinas por los latinos… Convencionalmente, se considerará como fecha de la fundación de Roma el 21 de abril del año 753 (a. C.), y el pueblo romano irrumpe en la historia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...