Origen de los pueblos eslavos

Una de las ramas más importantes de las comunidades de hablantes pertenecientes al grupo de lenguas indoeuropeas es, sin ninguna duda, la familia lingüística de los eslavos.

Vestimenta tradicional de los lusacios sorbios que se llevaba en Lusacia Septentrional.

Vestimenta tradicional de los lusacios sorbios que se llevaba en Lusacia Septentrional.

La complejidad y diversidad étnica de los pueblos eslavos obliga a todos los historiadores a utilizar, para su común clasificación, un punto de vista lingüístico, es decir, basado en una lengua común, de idénticos lexemas o raíces. Y, así, se habla de eslavos bálticos, eslavos del norte, eslavos balcánicos, es decir, eslavos orientales -rusos, ucranianos y rusos blancos-; eslavos occidentales -checos, eslovacos, polacos- y eslavos meridionales -servios, búlgaros, croatas…

Se cree que los eslavos eran originarios de Rusia occidental y que se extendieron más tarde hacia Ucrania, Polonia y Rusia Blanca. Se sabe de su existencia por los testimonios de Plinio y de Tácito y, según parece, el astrónomo Ptolomeo también aludió a su existencia.

Estaban vinculados, de algún modo, a los pueblos germanos y mantenían buenas relaciones con los hunos y los turcos.

Formaban, en su organización social, clanes y grupos, unidos en federaciones, lo cual daría lugar a la formación de las diferentes tribus, las cuales ocuparán enormes extensiones de terreno que cultivarán mancomunadamente; también practicarán la caza, la pesca, la ganadería y la apicultura. Aunque terminarán convirtiéndose en una gran potencia guerrera debido a su peculiar sistema patriarcal y social que evita la formación de grandes grupos.



Debido a la colonización de los pueblos germanos, que se extendieron por la ribera del río Danubio y hacia el este del macizo alpino y presionados desde oriente por diversas tribus que se vieron obligadas a emigrar a las zonas bajas en el año 900 (d. C.), aproximadamente, los eslavos quedaron divididos en dos partes, la occidental y la meridional. No obstante, hasta el año 600 (d. C.), no hay pruebas fehacientes de la existencia de los eslavos como pueblo y, según parece, ocupaban la zona oriental del río Elba. Los diversos datos históricos nos hablan de los checos y de las numerosas batallas libradas contra Carlomagno, que, después de haber sido coronado Emperador de Occidente por el Papa León III, muere en Aquisgrán, en el año 814 de nuestra era.

Vista de la ciudad vieja de Salzburgo

Vista de la ciudad vieja de Salzburgo

Los esclavos que ocupan la zona meridional se hallarán expuestos al dominio de las tribus ávaras y, al propio tiempo, serán evangelizados por misioneros enviados a esa zona por la cercana sede arzobispal de Salzburgo; setenta años antes, concretamente en el 728 (d. C.), se había iniciado el poder temporal de la Santa Sede, y, también, comenzaba a desarrollarse el cristianismo latino.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...