Napoleón, el corso que se nombró emperador

Héroe nacional para los franceses, megalómano y tirano para aquellos que sufrieron su bota. Indudablemente fue uno de los grandes genios militares de todos los tiempos pero su ambición fue más importante que aquellos ideales de libertad, igualdad y fraternidad que utilizo en su beneficio para hacerse con el poder absoluto.

Héroe nacional para los franceses, megalómano y tirano para aquellos que sufrieron su bota. Indudablemente fue uno de los grandes genios militares de todos los tiempos pero su ambición fue más importante que aquellos ideales de libertad, igualdad y fraternidad que utilizo en su beneficio para hacerse con el poder absoluto.

Napoleón nació en la Corcega en el año 1769. En ese mismo año, Corcega paso a formar parte de Francia tras un breve periodo de lucha entre corsos y los franceses. Al principio Napoleón era profundamente antifracés pero no vió otra salida a su situación que la de enrolarse en el ejército frances. Ya en Francia, Napoleón se vió ridiculizado en numerosas ocasiones por sus compañeros cadetes a causa de su estatura, sus formas y su procedencia corsa.

Después de su graduación en la academia militar de París, Napoléon se unió a un regimiento de artillería del ejército y posteriormente la Revolución Francesa le brindo al joven oficial la oportunidad de promocionarse a lugares mas altos, gracias su capacidad para aprovecharse de las situaciones favorables que se le presentaban.

Se unió a los revolucionarios mas radicales dándose a conocer durante el sitio de Toulon en 1793. En el sitio de Toulon obtuvo al mando de la artilleria, la retirada de una flota angloespañola mediante una maniobra estreatégica que dejó sorprendidos a sus superiores por la brillantez, rapidez de sus movimientos.

Recibió tres ascensos en sólo cuatro meses y a los veinticuatro años ya había llegado al rango de general de brigada. La caída de Robespierre un año después, le causó el arrestó y un breve periodo de encarcelamiento. Ya en Octubre de 1795, Napoleón sofoca una rebelió de carácter monárquico en Paris y se le premia con el mando de un ejército completo.



Destinado en Africa y Austria entre 1796 y 1797, Napoleón vuelve a maravillar a sus superiores con sus habilidades estratégicas. Comienza además a labrarse una gran fama entre sus soldados y oficiales. Tras haber derrotado a Austria, sólo Gran Bretaña permanecia como principala enemigo de Francia. El gobierno francés le pidió que invadieran Gran Bretaña a través del canal de la Mancha pero el prefirió marchar hacia Egipto desde donde planeaba atacar la India. Sin embargo su flota fue derrotada en el Nilo en 1798 y tuvo que rendirse aunque entre los franceses su prestigio no se perdió. Austria, Rusia y Turquia, animadas por esta derrota, decidieron reanudar la guerra contra Francia.

Napoleón entonces decidió apuntar mas alto y en noviembre de 1799 conspiró junto con otros para derrocar al impopular Directorio. Napoleón justificó su decisión esgrimiento que tras el desorden de los años revolucionarios Francia debía de tener una mano firme para mantener a esta unida. Napoleon pasó a ser la mayor autoridad del país como primer consul. Una nueva constitución aprobada en 1800 gracias al voto popular, reconocia sólo de forma parcial su poder.

En este momento, con buen político, se dispuso a distraer la atención y aumentar su fama para obtener mas poder, llevando a Francia a una serie de nuevas campañas militares entre ellas, la que culminó en la nueva derrota de Austria en la batalla de Marengo de 1800, la cual a su vez ponía fin a las guerras revolucionarias.

Con sus aliados vencidos, Gran Bretaña tuvo que firmar el tratado de Amiens ….. y es en este momento cuando Napoleón se nombra así mismo cónsul vitalicio (1802) y dos años después emperador. Napoleón termino con muchos de los ideales que pregonó la revolución y que el mismo habí defendido cínicamente.

Con el fin de las guerras revolucionarias, Napoleón se dispuso a incrementar la influencia francesa en los Países Bajos, Suiza e Italia. Trato de ampliar en ultramar la influencias y las posesiones del imperio frances. Esta política de expansión provocó que en 1803, nuevamente Gran Bretaña tomara cartas en el asunto temiendo que Francia creciera como potencia marina y pusiera en peligro su preponderancia comercial mundial. Austria, Suecia y Rusia hicieron lo mismo en 1805 aunque fueron otra vez rápidamente derrotadas.

Los ejércitos de Napoleón pasaron a ocupar la mayor parte de Alemania y lo que quedaba del antiguo Sacro Imperio Romano Germánico fue abolido. En 1806 Prusia, se sumo a la guerra pero tambien fue derrotada. La Francia Napoleónica parecia imparable e invencible.

Los tronos europeos vacantes fueron repartidos entre los hermanos de Napoleón, provocando con estos actos la resistencia nacionalista en muchos de ellos. En casos como Austria, Napoleón calmó en parte las aguas casandose en 1810, con la archiduquesa Maria Luisa, de 18 ahos e hija de Francisco I de Austria.

A pesar de la soledad de Gran Bretaña, el dominio de esta sobre los mares impedía a Napoleón atacarla directamente a través del canal, por lo que intento bloquear comercialmente a esta impidiendo a las naciones europeas que comerciaran con ella. Su estrategia fue en vano. Portugal se negó a llevar adelante la medida y Napoleón ordenó invadirlo lo que provocó a su vez una rebelión es España cuando los cien mil hijos de San Luis entraron en la península Ibérica. Las campañas militares en el sur mantuvieron a buena parte de los efectivos napoleónicos ocupados mientras que Rusia al no llevar adelante el bloqueo fue también invadido por un ejército gigantesco de 600.000 hombres entre soldados y personal de aprovisionamiento.

Napoleón tras entablar combate con las fuerzas rusas y lograr una victoria pírrica consiguió entrar en Moscu que se encontraba desierta y poco después en llamas. Al no poder obtener suministros para su enorme ejército se vió obligado a retirarse y tan sólo 40.000 hombres de los 600.000 que iniciaron la campaña regresaron con vida. El éxito de Napoleón había terminado.

La desastrosa campaña rusa animó Prusia, Austria, Suecia y España a volver a la guerra contra Francia. Tras ser derrotado en Leipzig en 1813, Napoleón abdicará y será enviado a la isla de Elba. Volverá de ella unos meses después e iniciará una nueva y breve campaña que fracasaría en Waterloo. Una vez más sería deportado, esta vez a la isla de Santa Elena para morir finalmente en ella. Si fue o no envenenado, es otra historia.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...