Mitos y realidades en torno a Jack ‘el Destripador’

La historia del crimen está llena de casos sin resolver. Pero si hay uno que ha generado ríos de tinta es el de los asesinatos de Whitechapel de 1889 y atribuidos a Jack ‘el Destripador’. Se han propuesto multitud de teorías acerca de la verdadera personalidad de este criminal -el médico de la Reina Victoria, el duque de Clarence, un oscuro pintor e incluso el miembro de Scotland Yard encargado del caso- pero la realidad nunca ha sido descubierta. Y, probablemente, nunca lo sea.

La historia del crimen está llena de casos sin resolver, bien por las dificultades que conllevaba hacerlo o bien por desidia de la justicia. Pero muy pocos han dado lugar a tantos ríos de tinta como los asesinatos del distrito londinense de Whitechapel, ocurridos en el segundo semestre de 1888 y atribuidos al asesino que firmaba como Jack ‘el Destripador’.

Portada de un semanario de la época alusiva al 'Destripador'

Portada de un semanario de la época alusiva al 'Destripador'

Desde el día treinta y uno de agosto hasta el nueve de noviembre de ese año, al menos cinco mujeres fueron asesinadas cruelmente. Todas ellas eran prostitutas y aparecieron con algunos de sus órganos extirpados, lo cual llevó a la policía a pensar que el ejecutor poseía conocimientos de cirugía. El hecho curioso es que, tras el de la quinta víctima, Mary Jane Kelly, los crímenes dejaron de producirse, ante el desconcierto de las autoridades.

Los investigadores de Scotland Yard, totalmente perdidos y sin pista alguna, llegaron a pensar que podía tratarse de alguno de los interrogados tras los asesinatos, que fue descartado por no presentar el perfil de sádico que buscaban.

Desde entonces, se han propuesto candidatos a ser el criminal de todos los géneros y condiciones. Hay teorías para todos los gustos: asesinatos rituales de la Masonería, autoras femeninas o un invento de la prensa son algunas de ellas. Pero las más sólidas son las que enumeraremos a continuación.


La más relevante, por la importancia de sus protagonistas, es la que atribuye los asesinatos a un miembro de la familia real británica, Alberto, duque de Clarence. Una variante de la misma, apoyada en los conocimientos anatómicos del criminal, acusa a William Whitey Gull, médico personal nada menos que de la Reina Victoria.

Otro sospechoso fue el oscuro pintor Walter Richard Sickert, alemán afincado en Inglaterra y que presentaba coincidencias con el asesino. Pero el principal candidato a haber sido Jack ‘el Destripador’ es un agente algodonero de Liverpool llamado James Maybrick.

Cien años después de los hechos, se halló un diario de éste reconociendo ser el autor de los crímenes. El escrito se consideró un fraude, pero, al parecer, también se encontró un reloj con la grabación del nombre de Maybrick y, al lado, la inscripción ‘yo soy Jack’ y las iniciales de las cinco víctimas.

Imagen actual de Whitechapel

Imagen actual de Whitechapel

Una de las tesis más recientes es la de la investigadora francesa Sophie Hertfort, quién acusa nada menos que al número tres de Scotland Yard en 1889, Melville Macnaghten, de ser el destripador. Para ello se basa en tres datos: cuando fue puesto al cargo de la investigación, los asesinatos dejaron de producirse; su letra es muy similar a la que consta en las cartas enviadas por el asesino y sus pesquisas siempre fueron banales, confundiendo más que ayudando al esclarecimiento de los hechos.

En suma, existen multitud de teorías acerca de los asesinatos de Whitechapel. Pero mucho nos tememos que, dada la cantidad de años transcurridos, nunca sabremos quién fue Jack ‘el Destripador’.

Fotos: Portada de semanario: Whooligan en Wikipedia | Whitechapel: LoopZilla en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...