Migraciones hacia América en el siglo XVI

Los primeros emigrantes peninsulares que se embarcaron hacia las Indias fueron de origen andaluz. Este hecho se explica gracias al fenómeno de despoblamiento del interior de la Península en beneficio de la periferia.

Desde la expulsión de los judíos en 1492 no existe en la Península Ibérica un movimiento migratorio que se asemeje al producido en el siglo XVI desde España al continente americano, el cual se puede considerar como el primer movimiento de masas a través del Atlántico. El estudio de este acontecimiento no se entiende sin el fenómeno iniciado en la Edad Media por el que el interior de la Península se va despoblando en beneficio de la periferia, lo cual explica la afluencia de población en Sevilla y otras ciudades andaluzas en el momento en que partieron las naves hacia América. Las ciudades de Sevilla y, posteriormente, Cádiz, fueron los lugares desde donde se iniciaron la mayoría de los viajes efectuados a la otra orilla del Atlántico. Esto se tradujo en monopolio comercial y tránsito de miles de personas. Pero analizando aspectos poblacionales, habría que señalar que los primeros viajeros y los que participaron en las posteriores expediciones tenían origen andaluz.

En la expedición que dirigió Cristóbal Colón, de los 90 marinos que iban a bordo en las tres naves, 75 pertenecían a las localidades onubenses de Moguer y Palos, lo cual evidencia el papel que tuvieron las localidades andaluzas a la hora de enviar personas al continente americano. La mayoría de los viajeros tenían la intención de establecerse definitivamente en América, lo que explica las sucesivas fundaciones de ciudades que se producían, a la vez que se conquistaban otros territorios. Otros tenían la idea de hacer dinero en el continente nuevo y volver a casa con la fortuna que le permitiera a su familia vivir de las rentas y mejorar su condición social. A esto último se le llamaba “hacer las Indias”. Muchos viajeros se vieron casi obligados a dejar su patria, familia y amigos para embarcar rumbo a las Américas, pues la situación de pobreza no les dejaba otra salida.

La mayoría, según cartas que se han encontrado, añoraba en demasía su tierra y consideraban aquella etapa americana como una necesidad para poder volver a su tierra y dar de comer a los suyos. Aunque tal emigración no se puede entender si no es por el afán comerciante de estos nuevos pobladores y las posibilidades para el comercio que tenían las tierras americanas. Conocemos, a través de cartas particulares, cuáles eran las actitudes y las condiciones sociales de estos viajeros. Para casi todos era la primera vez que se embarcaban en un proyecto de esas características y muchos tuvieron que hacer un gigantesco esfuerzo para aceptar el abandono de su lugar de nacimiento y de sus bienes, pero a la vez les atraía conocer una tierra nueva llena de posibilidades.

Foto: Marcin Polak

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...