Masones en Estados Unidos

La masonería es una de las sociedades secretas que más nos atrapan pero menos conocemos. Veamos aquí algunos aspectos y características generales, pero más bien basadas en los Estados Unidos de América.

En la actualidad, la existencia de la masonería es algo que no esta al descubierto para el publico en general. Son secretos, suposiciones, pero no siempre había sido así, pues anteriormente eran más visibles y se tenía constancia de sus actos. En este artículo analizaremos la influencia de la masonería en los Estados Unidos de América, país fundado por una gran cantidad de integrantes de esta sociedad.

Pocos saben que en el año 1827 nació un tercer partido político en ese país. Éste había nacido como una nueva alternativa en los Estado Unidos, ante las dos fuerzas políticas dominantes hasta entonces y su objetivo luchar contra la masonería, considerada por ellos como fuente de influencia maligna y subversiva perteneciente a una conspiración internacional. Este nuevo partido fue nombrado como Partido Anti-masónico.

Este nace a raíz que la política norteamericana está muy ligada a la masonería. Como mencionamos antes, gran cantidad de padres fundadores de Estados Unidos, quienes firmaron la Declaratoria de la Independencia (entre ellos Benjamín Franklin), pertenecieron a esta sociedad e incluso Washington, el primer Presidente, era miembro activo de la misma.

La Declaratoria de Independencia de Estados Unidos

El partido Anti-Masónico, en 1832 consiguió llevar al congreso a Millard Fillmore, pero su candidatura a la presidencia recibió sólo siete votos en el recuento electoral. En ese momento, las elecciones las gano un masón de manera aplastante, el presidente Andrew Jackson.

Pero, ¿cuál es el origen de la masonería como organización? Muchos integrantes expresan que se remonta a los gremios de la Edad Media, pero hay quienes se apresuran a decir que el origen es aún más remoto, en el Templo de Salomón en el 850 a.C., pero esta es la opción más improbable del origen de la masonería. El origen real, o al menos mencionado como tal, se remonta al año 1717, cuando un grupo de ingleses ricos decidieron fundar una especia de grupo privado y selecto.

Con el paso de los años, esta organización fue adquiriendo más fuerza y pronto se extendió por todo el Reino Unido y, como es lógico, a todas sus colonias y territorios en disputa, llegando así al continente americano alrededor del año 1730. Más tarde aparecieron cepas de este grupo en países europeos, lo que hizo que la organización adquiriera un papel de organización internacional.

George Washington, Primer Presidente de Estados Unidos y masón

Esta fraternidad, era una organización a la que solo se podían unir los mejores hombres y los más brillantes. Ellos se reunían para hacer especies de ritos extraños y secretos, realizando un juramento de lealtad a la organización y sobre todo, a sus hermanos masones.

Por las características de las reuniones de la organización en sí, y de las personas que acudían a estas, es normal que se convirtiera en un lugar idóneo para las negociaciones y acuerdos comerciales. Con los años el poder que fue adquiriendo el organismo fue tal que empezaba a alcanzar todo tipo de estamento social, encontrando en ella a muchos personajes de gran influencia.

Como en todo lo que se cuece en el mundo que pueda quitarle poder, no tardó mucho la Iglesia Católica en condenar oficialmente en el grupo. Esto ocurrió en 1738. El Papa Clemente XII, prohibió la masonería y también a sus fieles el afiliarse a esta organización bajo pena de excomunión. Así, desde este momento, se empezó a acusar a la masonería de muchas cosas, comenzando por anarquistas hasta finalizar como comunistas sodomizadores.

El libro “El símbolo perdido” de Dan Brown nos habla de ella y su influencia en Washington, ciudad y capital norteamericana que efectivamente, posee decenas de edificaciones cargadas de simbología masónica.

Pero el mayor alcance de esta organización lo podemos encontrar en varios períodos de los siglos XVIII y XIX: primero con la Revolución Francesa, pues el lema “Libertad, igualdad y fraternidad” es de ellos y todos quienes la organizaron fueron miembros de esta sociedad.

"Libertad, igualdad y fraternidad", lema de la masonería

Y también debemos mencionar la emancipación de los pueblos americanos, que por estas fechas están celebrando el bicentenario, pues casi todos los libertadores fueron miembros de la masonería. Los más destacados sin duda Bolívar, San Martín y O`Higgins, en tanto que otros como el caso de José G. Artigas, que si bien no pertenecieron a esta sociedad, sí estaba muy involucrado con sus ideales y perseguía objetivos muy similares, además de rodearse de personas que sí integraron esta sociedad.

La oposición a la masonería comenzó, en forma efectiva y contando con el respaldo de la población en general, en el siglo XX, cuando comenzaron a originarse teorías y conspiraciones sobre ellos, acusándoles de sectarios, pero como mencionamos varias veces en Nos Visitan, la masonería no es una secta, sino una sociedad secreta. La falta de libros “oficiales” que cuenten sus rituales y pensamientos más elevados, ha llevado a crear historias fantasiosas alrededor de ellos, al punto de acusarla de casi todos los males del mundo actual.

¿Será así? No podemos afirmar que no tengan influencia aun a día de hoy, e incluso muchos países tienen presidentes masones, pero sí es curioso ver cómo la gran mayoría de los dictadores del siglo pasado eran anti-masónicos, potenciando en ese momento el odio hacia ellos.

A día de hoy continúa operando y cada día tenemos más ramas y logias, pero sí se desconoce totalmente su grado de influencia.

Imágenes: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...