Más allá de las fronteras del Imperio Romano

El Imperio Romano comenzó en el siglo I a. C., aunque son varias las fechas que se pueden poner como punto de partida. Su influencia en el mundo antiguo fue decisiva, sin embargo, existían más mundos más allá del romano.

Sin el Imperio Romano hoy no podríamos entender el mundo en que vivimos. La influencia que tuvo por casi toda Europa evidencian que los europeos les debemos muchas cosas a los romanos. Sin duda, la Historia de Roma ha eclipsado cualquier otra sobre una organización política que se desarrollase durante aquellos años de la Antigüedad. Por eso, hoy queremos rescatar qué sucedía más allá de las fronteras romanas durante el siglo I a. C., cuando situamos los inicios del Imperio Romano. No obstante, hay que apuntar que los comienzos del Imperio Romano, aunque siempre dentro de la misma centuria, no están del todo definidos, y estos pueden oscilar desde septiembre del 31 a. C., cuando tuvo lugar la Batalla de Actium, en la que Octavio se enfrentó a las tropas de Marco Antonio; hasta enero del 27 a. C., cuando Octavio recibió del Senado el nombre de Augusto, inaugurando la etapa imperial de Roma.

Durante aquel siglo, en Asia convivían diferentes civilizaciones. Si consideramos que Asia llega hasta el mar Mediterráneo, hemos de entender que estas tierras, que pronto serán dominadas por Roma, se encuentran dentro de los márgenes de la influencia grecolatina. Más allá, hallamos un territorio armenio independiente, así como el reino iranio de Partos, que cubre parte de la actual Irán y lo que entonces era conocido como Mesopotamia. Si viajamos más al interior de Asia, nos encontraremos con los nómadas Sakas, los cuales se mueven entre Afganistán y las orillas del río Indo. En este entorno también hemos de destacar el reino indogriego o reino Menandro, heredera directa de las conquistas de Alejandro Magno en la India. En él se desarrolló una civilización muy peculiar, que combinaba elementos griegos y budistas. Ya en el extremo oriental del continente, no nos podemos olvidar del Imperio Chino, el cual estaba dominado por la dinastía Han desde el 206 a. C., la cual sobreviviría hasta el 220 de nuestra Era.

Si hablamos de Imperio Romano no nos podemos olvidar de hablar sobre los bárbaros. Estos pueblos, que tendrán un papel importante en la caída del Imperio en el siglo V, se habían beneficiado de la acción civilizadora de los fenicios. Sin embargo, en algunos de ellos todavía existían focos de resistencia a nivel local, como por ejemplo los bereberes en el norte de África, los íberos en la península Ibérica o los celtas en la Galia. Entre los grupos considerados como bárbaros por los romanos destacan los árabes, nómadas situados al este y al oeste del Eúfrates, que incluso llegaron a Abisinia a través del Mar Rojo; los germanos, que ocupaban las tierras más allá del Rin (desde Escandinavia hasta los Balcanes); los baltos, situados al norte de los eslavos, en el Báltico; y los mongoles, turcos y hunos, que principalmente amenazaban las fronteras del Imperio Chino.

Foto: Vicente Villamón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...