Los padres de los hippies

Los “hippies” fueron un grupo de personas, que como tantas otras a lo largo de la historia y en momentos y coyunturas históricas muy especiales, rechazaron una serie de valores preponderantes de la sociedad en la que se encontraban. Este movimiento o confluencia de actitudes y rechazos se originó una década atrás, a través de la conocida como Generación Beat, la cual desarrolló unos valores culturales que posteriormente mutarían hasta convertirse en lo que mas tarde fueron los “hippies”.

Los “hippies” fueron un grupo de personas, que como tantas otras a lo largo de la historia y en momentos y coyunturas históricas muy especiales, rechazaron una serie de valores preponderantes de la sociedad en la que se encontraban. Este movimiento o confluencia de actitudes y rechazos se originó una década atrás, a través de la conocida como Generación Beat, la cual desarrolló unos valores culturales que posteriormente mutarían hasta convertirse en lo que mas tarde fueron los “hippies”.

Hippie es una palabra que deriva del inglés hipster y se utilizaba con frecuencia para describir a la subcultura previa a la Generación Beat, la cual también estuvo muy vinculada a la ciudad estadounidense de San Francisco y al distrito Haight-Ashbury.

Estas personas tenían con frecuencia comportamientos y actitudes muy similares. Escuchaban ciertos tipos de artistas musicales, eran partidarios de la libertad sexual que se encontraban en camino y hacían uso de drogas, que para muchos de ellos, unidas a las creencias místicas llegadas con fuerza desde Asia, les permitía alcanzar estados de conciencia en los que se entremezclaban una gran variedad de ideas que en general postulaban el antiautoritarismo y el regreso a un estilo de vida mas sencillo y humilde. Otros “hippies”, mostraban una actitud mas combativa con las formas y valores de la sociedad, desarrollándose movimientos activistas por una sociedad mas racional, justa.



Toda esta ebullición que tuvo la juventud norteamericana principalmente, desde mediados de los sesenta, tenía como germen la conocida como Generación Beat, que identificaría a un grupo de escritores compuesto en un principio por Jack Kerouac, Neal Cassady, William Burroughs, Herbert Huncke, John Clellon Holmes y Allen Ginsberg. Posteriormente, en 1948 se unieron al grupo Carl Salomon y Philip Lamantia y ya en 1950 Gregory Corso. Lawrence Ferlinghetti y Peter Orlovsky llegarían a formar parte de el para 1954.

Hacia 1957, Jack Kerouac publica el relato ‘On the road’ que tuvo como consecuencia el que miles de norteamericanos se lanzaran a la carretera a descubrir aquello que contaba aquel libro en una forma de rechazar los caducos e hipócritas valores sociales del momento. De esta manera, comenzó la revolución contracultural cuyo cenit se alcanzaría a finales de la siguiente década.

En el mismo año en que Kerouac publica el relato ‘On the road’, se fundaba también la Internacional Situacionista, un grupo de artistas e intelectuales revolucionarios que tenían en común terminar con la sociedad de clases como sistema opresivo así como combatir el sistema ideológico contemporáneo occidental, caracterizado por el capitalismo. El Situacionismo estaba influencia a su vez por autores marxistas como Anton Pannekoek, libertarios como Rosa Luxemburgo…

Los partidarios y los propios miembros de la Generación Beat, vinieron a crear una nueva escena cultural norteamericana alternativa. Las ideas frescas, nuevas y de libertad que salían de boca de aquellos escritores desbordó las ansias de muchos jóvenes del momento para luchar por obtener lo que querían, que en buena medida era no ser como sus padres habían sido ni pensar como se suponía que debían pensar. El libro de Kerouac, vino a significar un tipo de manifiesto de carácter universal destino a una juventud que buscaba huir de lo establecido.

Partiendo de unos ideales que fomentaban el arte como manifestación no sólo artística sino como de conciencia y de trasgresión, fue evolucionando hacia otras formas de pensamiento que terminaron por catalizar y dar un nuevo vigor a otros movimientos que se encontraban en estado latente, caso de los movimientos de las feministas, derechos civiles.

Esta generación toma contacto con sustancias psicodélicas y las convierte en parte de su medio para combatir en su lucha contra de los valores tradicionalistas y puritanos presentes en Estados Unidos. El típico modo de vida americano, con el éxito, el dinero y la familia tradicional también eran blanco de los ataques que se realizaban en las obras de los autores “beat”.

El mismo movimiento también fue tergiversado y denominado desde los sectores que los rechazaban. Fueron calificados en un destacado artículo periodístico como “betniks”, una palabra que se componía del mismo nombre del movimiento y del satélite Sputnik, en una clara referencia a la caracterización de sus miembros como antinorteamericanos y por extensión comunistas. Era y es la clásica reacción del sistema.
El movimiento fue desde entonces frivolizado y caracterizado falsamente de forma deliberada o por la estupidez de algunos esnobs que sirvieron a los intereses de aquellos que pretendía desacreditar al grupo entero. Los mismos miembros fundadores de aquel movimiento rechazaron totalmente las etiquetas que les colgaron.

Sin embargo, el movimiento no fue destruido ni desacreditado. Evolucionó, se transformó o influenció a los posteriores “hipppies”, otro movimiento contracultural que también pasaría por un proceso similar de surgimiento, crítica, tergiversación, frivolización y desaparición – transformación. Los gurus de este movimiento pertenecían a diversos ámbitos sociales, principalmente la música como Bob Dylan, George Harrison, Grateful Dead, Jefferson Airplane, Janis Joplin, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Joan Baez, John Lennon Pink Floyd, Scott McKenzie, Carlos Santana etc.

Las diversas movilizaciones que se sucedieron en el año 1968 tuvieron muchas diferencias en lo que a actitudes y busqueda de valores se refiere, aunque en la mayoría de los casos todos los movimientos estaban caracterizados por la temprana edad de sus protagonistas y por el comportamiento antiautoritario y libertario.

Ningún «etiquetador» encontró una etiqueta para definir e integrar todos estos acontecimientos. Todo estos hechos fueron denominados por su fecha, 1968, por que era «Un acontecimiento que no sabemos denominar de otra forma que por su fecha, 1968«, decía Jacques Derrida.

A pesar del daño infligido por las fantasías políticas de estalinistas y maoístas que condenaron a la izquierda a un grave descrédito del que aún no se ha recuperado y probablemente no se recupere, otros grupos mas constructivos y antiautoritarios vinieron a poner de relieve el irracional ciclo social de escuela-universidad- cuartel-fábrica-cárcel-asilo, un ciclo a su vez tutelado y dirigido por los medios de comunicación, encargados de crear un determinado tipo de pensamiento y comportamiento general de consumo en las masas.

Aunque todo aquello quedó atrás y fue algo efímero, al desvanecerse estos movimientos y actitudes, sus influencias se reconvirtieron y siguieron influenciando a todo tipo de personas y grupos sociales que han llegado hasta nuestros días.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...