Los orígenes del Estado Moderno

El triunfo del Estado Moderno se produjo cuando los reyes, que estaban insertos en la cadena de relaciones del feudalismo, se impusieron a la nobleza logrando la creación de un poder único y centralizado.

El otro día le dediqué un post a Maquiavelo, al que consideré como el padre de la ciencia política y cuya obra, se podría decir, sentó las bases del nacimiento del Estado Moderno. Maquiavelo consideraba que el gobernante de este Estado debía tener como principal objetivo establecer el orden social. Pues bien, en el post de hoy quiero tratar en qué consistió el surgimiento de este Estado Moderno, por qué en unos sitios tuvo éxito y en otros no, y si esto tuvo algo qué ver con la existencia de una comunidad más o menos ordenada. En Europa, el siglo XIV estuvo caracterizado por el estancamiento de los precios, la crisis demográfica y la falta de capacidad productiva en el campo. Esto provocó una gran tensión social, asociada a la creciente violencia de nobles, mercenarios y bandidos.

Sin embargo, en el siglo XV se observan síntomas de recuperación económica, favorecida por el aumento demográfico y el ambiente relativamente pacífico que se respiraba en Europa. Además, también es fundamental la política proteccionista llevada a cabo por los monarcas. En este contexto es en el que surge el Estado Moderno. De esta manera, el Estado nace como oposición al feudo y el monarca como oposición al señor feudal. Se puede decir que el Estado era entonces un ente adscrito a la autoridad del monarca, que es a la vez soberano cristiano consagrado por la Iglesia y la cabeza de una serie de relaciones vasalláticas que le unen a señores, además de ser símbolo popular de la justicia.

El Estado Moderno se desarrolló donde existió cierto sentido de una comunidad más amplia (Francia, Inglaterra o la Península Ibérica). Esto fue el resultado de una monarquía fuerte que se había impuesto sobre el resto de señores feudales. Los soberanos combatieron a la nobleza, reduciendo privilegios feudales y anulando monopolios. Para asegurar la defensa de la nación, crearon un ejército permanente, financiado por el Estado, que se apoyaba en la burguesía capitalista para costearlo. A su vez, la alta burguesía (principalmente, comercial y financiera) apoyó el desarrollo del poder real porque necesitaba una protección interior y exterior que le permitiera desarrollar de manera estable todas sus actividades sociales y comerciales. Fue entonces cuando los reyes crearon todo un aparato estatal, a través de la burocracia y la diplomacia, que sostendría sus funciones. En definitiva, para la creación del Estado Moderno era necesario el establecimiento de un fuerte poder central, personificado en el rey, que consolidase la entidad de un territorio y dominase a la nobleza, cosa que sólo pudo pasar una vez acabada la Guerra de los Cien Años, de la cual hablaremos otro día.

Foto: SBA73

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...