Los Mayas: su filosofía y creencias

La civilización maya se ha puesto de actialidad a causa de su famosa profecía que fija el fin del mundo para 2012. Pero, fantasías aparte, se trata de una cultura muy avanzada para su tiempo y, sin duda, su estudio es apasionante. Dominaban, por ejemplo, las matemáticas, la astrología y la astronomía. Aquí repasamos su filosofía y creencias.

La antigua civilización maya se ha puesto de actualidad con motivo de la famosa profecía que señala el fin del mundo para el veintiuno de diciembre de 2012. Pero, al margen de ésta premonición que, por supuesto, nada tiene de científica y menos aún de real, es interesante conocer la filosofía y creencias de esta cultura precolombina que, sin duda, era muy avanzada para su época, cifrada entre los siglos III y XV después de Jesucristo.

Los Mayas se extendían por la zona de la Península de Yucatán, lo que hoy es el sur de México, Guatemala y Honduras y no eran un pueblo unificado sino que se organizaban –como los antiguos griegos, por ejemplo- en ciudades-estado autónomas que poseían un centro urbano donde vivían los nobles y los sacerdotes, es decir, la élite social, y unas zonas rurales dependientes de aquél y donde residían los campesinos, que cultivaban principalmente maíz, algodón y, sobre todo, cacao, de cuya importancia nos da idea el hecho de que incluso era usado como moneda. También había artesanos y existía la esclavitud.

Foto de la ciudad maya de Tulum

Una vista de la ciudad maya de Tulum

No poseían una lengua unitaria pero sus creencias eran coincidentes. Pensaban que, antes que el suyo, habían existido otros mundos pero habían sido destruidos por distintas catástrofes. Para ellos, el Universo constaba de tres partes: el cielo, regido por su dios principal, Itzamná, al que representaban con forma de reptil; la tierra y el inframundo, dominado por los Bolontiku o señores de la noche. Además, contaban con otros dioses menos importantes que controlaban diferentes aspectos de su vida cotidiana, como por ejemplo las cosechas.

Su principal diversión y espectáculo era un juego de pelota que alberga cierta semejanza con el fútbol. No obstante, según algunos investigadores era mucho más: se trataba de un ceremonial religioso que conmemoraba el paso de los astros. Por otra parte, eran excelentes ingenieros y arquitectos. Buena prueba de ello es que algunas de sus pirámides aún se conservan. Éstas eran –a diferencia de las egipcias- de forma escalonada y en lo alto se situaba el templo.

También eran buenos matemáticos (incluso contaban con el cero, que les permitía realizar operaciones complejas) y desarrollaron el sistema de escritura más complejo de toda la América precolombina. A través de él, legaron textos de medicina, botánica, historia, matemáticas o astronomía. En este sentido, desarrollaron un calendario solar muy preciso, cuyo año tenía dieciocho meses de veinte días cada uno más otro de cinco días. Se trataba, en suma, de una cultura compleja y, sin duda, apasionante.

Fuente: Clio.

Foto: Redeo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...