Los Jardines Colgantes de Babilonia

Las “Siete Maravillas del Mundo Antiguo” provienen de una selección que se realizó en tiempos de Alejandro Magno, en la Antigua Grecia, por parte de varios cronistas. Sin embargo, existen dudas sobre la real existencia de algunas de estas maravillas, tal como es el caso de los Jardines Colgantes de Babilonia.

Las “Siete Maravillas del Mundo Antiguo” provienen de una selección que se realizó en tiempos de Alejandro Magno, en la Antigua Grecia, por parte de varios cronistas. Sin embargo, existen dudas sobre la real existencia de algunas de estas maravillas, tal como es el caso de los Jardines Colgantes de Babilonia.

Ruinas de la Antigua Babilonia

Ya de por sí, Babilonia, a orillas del río Eúfrates, ha sido durante siglos y siglos casi mitológica y casi sólo presente en textos, muchos de ellos, religiosos. Los Jardines Colgantes son otro ejemplo de esto, y hasta el día de hoy que no se sabe si fueron reales o sólo otro capítulo ficticio que se mantuvo durante siglos y siglos, y se legó a nuestros días, tal como ha sido también la mítica Torre de Babel.

En la actualidad, los historiadores manejan dos teorías con respecto a la construcción de los Jardines Colgantes de Babilonia: una de ellas, y la que tiene mayor aceptación, sostiene que habrían sido construidos por Nabucodonosor II (Rey del Imperio Neobabilónico en el VI a.C.) como obsequio para su esposa, mientras que la segunda afirma que estos jardines habrían sido erigidos por la reina asiria Shammuramat en el siglo IX a.C.

Según las crónicas que han llegado a nuestros días, esta increíble obra de Babilonia habría consistido en una gran construcción conformada por terrazas escalonadas de piedra, donde se habría colocado la tierra y plantado árboles, arbustos y flores de todas especies y colores.

Los Jardines Colgantes de Babilonia, entre la realidad y la leyenda

De acuerdo a la primera de las teorías apuntadas, los Jardines habrían sido obra de Nabucodonosor II, guerrero y conquistador a la antigua Babilonia, quien ocupó el trono en los momentos de mayor esplendor y crecimiento. Este personaje histórico también destacó por ser un amante de las obras arquitectónicas y monumentos.

Según se relata en la historia, su esposa Amytis, princesa de Meda, habría estado disconforme con las planas tierras de Babilonia y que extrañaba los montes y frondosa vegetación de su tierra natal. Ante tal descontento, su marido Nabucodonosor II habría mandado a construir este atractivo de gran tamaño y belleza para que le recordara su lugar de origen.

Para su riego, el rey habría enviado a construir una especie de noria gigante para transportar el agua desde un pozo cercano hasta las alturas, y en poco tiempo, la gran terraza escalonada ya rebozaba en vegetación, color y vida.

La segunda creencia se remonta, como se dijo, más allá en el tiempo, a fines del siglo XI a.C. y le atribuye a la reina Shammuramat (o llamada Semíramis por los griegos) del Imperio Asirio la construcción de estos increíbles jardines. La leyenda cuenta que entre las conquistas de esta reina también se incluye el haber invadido India y Egipto.

Lo cierto es que en el año 539 a.C los persas conquistaron Babilonia, y con ello comenzó su declive hasta quedar en ruinas para la época en que llegaba Alejandro Magno (sobre el 326 a. de C.).

Fotos Wikimedia 1 y 2

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...