Los Comuneros del Socorro, otra protesta contra el mal gobierno

El movimiento de los Comuneros del Socorro fue menos violento que el de Tupac Amaru, pero evidenció el malestar existente en América con las actuaciones del gobierno español, sobre todo, en materia fiscal.

comuneros

Como comenté hace unos días, cuando escribí el post sobre el movimiento de Tupac Amaru, que éste no había sido el único que puso en evidencia las malas actuaciones del gobierno peninsular en Hispanoamérica a finales del siglo XVIII. Ya dije que se habían producido varios movimientos de este tipo con un discurso similar y que atacaban a un mismo enemigo: el gobierno español. Aunque dispersos por toda la geografía americana (el de Tupac Amaru tuvo lugar en la actual Perú y el que hoy voy a tratar se sitúa en la actual Colombia), todos los movimientos populares de finales del siglo XVIII tienen como principal objetivo la supresión de la subida de impuestos, aduanas y estancos. Bien es cierto que encontramos a protagonistas muy diversos en todos ellos: indígenas (en la Revuelta de la tribu Chibcha en Colombia), criollos (en la Revuelta del Estanco en Quito) y esclavos (en los levantamientos en zonas mineras como Potosí). No obstante, todos mantienen una misma meta.

Otro punto en común a todos estos movimiento es su carácter violento. Solían utilizar instrumentos de labranzas y otras herramientas rudimentarias como armas. No obstante, esta tensión que caracterizó a todos los movimientos (el de Tupac Amaru fue un ejemplo de ello) tuvo una menor presencia en el movimiento de los Comuneros del Socorro, que es nuestro objeto de estudio en el post de hoy. A pesar de que alarmó a la Corona, el movimiento no acabó de triunfar. Hay que apuntar que en Socorro se encontraba el cultivo más importante de tabaco, por lo que fue el estanco del tabaco lo que desencadenó el movimiento.

El movimiento se originó en el altiplano de Bogotá. Luego se desplazó hacia el norte y hacia el sur, siendo el primer líder de los comuneros Berbeo. Entre los participantes se encontraban tanto criollos como mestizos, a los que se acabaron uniendo algunos indígenas con el fin de recuperar las tierras y el control de las salinas que habían sido arrebatadas por los españoles. Tras un momento de diálogo entre comuneros y autoridades españolas, se establecieron una serie de demandas recogidas en las Capitulaciones de Zipaquirá, que posteriormente fueron recordadas durante la Independencia. Entre estas peticiones se encuentran la extinción del estanco del tabaco o la supresión del tributo indígena. Como era evidente, ninguna de las peticiones se llevó a cabo. Cuando el ambiente se calmó, las autoridades peninsulares anularon las Capitulaciones de Zipaquirá, finiquitando las aspiraciones de los comuneros.

Foto: Yassef Briceño García

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...