La vida intelectual y artística de la Edad Media

La Edad Media, pese a su larga duración, presenta algunas características que prevalecieron durante los diez años que duró la época, y aquí nos ocupamos de mencionar las más trascendentes al menos para la vida intelectual y artística del período histórico.

Pese a ser un período muy extenso con grandes variantes a lo largo de sus diez siglos de duración, la Edad Media presenta algunas características bastante generales, principalmente en cuanto a su vida artística e intelectual. Igualmente, no deja de ser una etapa de oscurantismo, y eso se ve reflejado en las lúgubres, pero por supuesto hermosas, construcciones góticas.

Se le denomina «etapa oscura» ya que se intentó por todos los medios eliminar todos los vestigios existentes de la Época Antigua, principalmente todo lo referido a las artes y reflexiones sobre el hombre y su razón, más que nada sobre la belleza del hombre y su entorno, algo que resucitaría nuevamente con el Renacimiento, pero ya en el siglo XV.

Ciudad medieval de Caracassona. Foto: Wikipedia

La principal característica es el predominio de la religión católica en toda Europa, y luego su extensión a gran parte de Oriente. El hombre manejaba su vida siempre acorde a lo establecido por los cánones religiosos, siendo la expresión de la fe el motor por el cual se movían los artistas e intelectuales de la época, incluso los laicos, ya que de lo contrario, serían considerados herejes, y por ende, les podía corresponder la muerte de ser necesario.

Otra de las características principales es la lentitud en los cambios, es decir, que la sociedad entera se movía de manera muy lenta, reflejándose eso en la vida artística, que no sufrió grandes cambios desde sus comienzos con la caída del Imperio Romano de Occidente hasta el surgimiento del Renacimiento, pese a que ya estábamos ingresando en la época moderna.



En las construcciones por ejemplo, sólo se cambió el estilo, principalmente en Europa, pasando del románico, cuya principal característica eran los arcos de medio punto, a la adaptación y creación de nuevas edificaciones con las características tanto del nuevo arte gótico como del arte de oriente, empleando las ojivas, para así obtener construcciones más perfectas estéticamente hablando.

Luego encontramos el lenguaje, empleando el latín como factor de unidad más que nada entre los intelectuales de la época en Europa. Casi todo quedaba plasmado en esta lengua, desde las leyes hasta las fórmulas de culto realizadas por los sacerdotes de las Iglesias, pasando por supuesto, por las pocas obras filosóficas creadas en ese período histórico.

Vitrales de la Catedral de Saint Denis. Foto: Wikipedia

La escritura también es una característica casi única durante estos siglos, presentando algunas curiosidades que muchas veces dificultan un poco su lectura. Más bien, ni se imaginan lo que es intentar traducir algo escrito durante esta época. Con el aparecimiento de la letra cursiva, más el empleo de letras minúsculas que permitían entrelazarlas entre sí, sumados a algunos nuevos símbolos, hacen casi imposible su lectura, al menos que se sea un ser sumamente paciente.

Desaparecen los espacios entre palabras, si así es, se enlazaban las palabras unas con otras y ni soñar con un punto y aparte. De esta forma lograba ahorrarse mucho espacio, y por ende, algunas hojas. Lo positivo de esto, es que comienza a surgir el libro con su forma actual, ya que se pasó de utilizar el rollo de papel por los libros doblados en pliegos.

Pero sí existía un grave problema, y es que hasta que no apareciera la imprenta, existían muy pocos ejemplares de cada uno de los libros, incluso de la misma Biblia. La forma de obtener un libro era mediante una copia a mano, y los únicos capaces de realizarlo eran los sacerdotes, prácticamente los únicos que sabían escribir en ese entonces.

Continuando con las características, debemos mencionar que los monasterios y las universidades se comienzan a considerar centros fundamentales, cuando antes eran sólo los monasterios los centros de cultura por decirlo de alguna manera. Se dedicaban principalmente a las enseñanzas religiosas y al copiado de los manuscritos, pasando a jugar un papel más que fundamental en la historia del arte del cristianismo.

Y este arte se ve identificado principalmente en las construcciones, ya que tanto el románico como el gótico, pese a sus diferencias, representan fielmente lo que el Medioevo representa. Son los símbolos de esa época histórica. Aunque también la literatura puede ingresar como característica perdurable, principalmente con el surgimiento de los romances y por supuesto, de los trovadores.

Altar de estilo gótico. Foto: Wikipedia

También es una característica fundamental el desenvolvimiento de las lenguas nacionales, luego del predominio de unas lenguas con más fuerza que otras, principalmente dado en los pueblos germánicos. Esto dio como resultado que surgieran mezclas de lenguas que luego derivarían en las famosas lenguas nacionales.

Esto es, aquellas con una fuerte influencia de latín, se denominaron Lenguas Romances, como son el francés, el italiano, el portugués y el español. Luego están las que mantuvieron la influencia germánica, que luego derivarían en alemán, holandés, anglo-sajón, noruego, sueco, etc., y finalmente se da el aislado caso de Inglaterra, que debido a la invasión normanda, recibió una enorme influencia francesa, la cual se entremezcló con el anglo-sajón, dando paso al famoso idioma inglés.

Finalmente encontramos como otra de las características primordiales de la Edad Media, la constante búsqueda entre la fe y la razón. Esto se debe a la importancia que le dio el hombre a la fe en el Medioevo, aunque también debemos recordar, que ya entrando a fines de la época, los intelectuales comenzaron a emplear mucho más la razón, intentando por todos los medios posibles obtener la justa armonía con la religión, algo que resultaría completamente imposible.

Y más cuando comenzó a filtrarse nuevamente la filosofía griega, que pese a que no llegó a destronar a la fe, si lograba seducir a los intelectuales. Esto dio paso a la creación de la conocida escolástica, nombre que se le da a esta nueva forma de pensar y estudiar, intentando obtener la máxima armonía entre los dos polos tan opuestos, lo que quedará a la vista en el futuro con el fin de la Edad Media y la revolución cultural que significó el Renacimiento.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...