La Revolución Rusa a través de la Literatura

La Revolución Rusa, que instauró un sistema comunista en el país, es uno de los acontecimientos más importantes del siglo XX, sobre todo por sus repercusiones posteriores a nivel mundial. Es lógico, por tanto, que la Literatura se haya ocupado de ella, tanto para alabarla como para denostarla. Aquí repasamos algunas de las mejores obras.

Dentro de la Revolución Rusa agrupamos todos los hechos acontecidos en ese país entre febrero y octubre de 1917 y que condujeron al derrocamiento del régimen zarista (con fusilamiento de la familia real en pleno) y a la posterior instauración de un sistema comunista de gobierno que cambió incluso el nombre de la nación: desde entonces pasó a llamarse Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas (o U.R.S.S.).

En uno de los principales acontecimientos de la historia del siglo XX, tanto por sus implicaciones internas como por sus consecuencias para el posterior devenir del mundo, en especial tras la Segunda Guerra Mundial con la aparición de dos bloques antagónicos que desembocaron en la llamada «Guerra Fría», una tensión internacional latente que a punto estuvo en algún momento de transformarse en una nueva conflagración.

La Revolución Rusa vista por Diego Rivera

La Revolución Rusa vista por el pintor Diego Rivera.

A la hora de abordar cómo la Literatura se ha ocupado de este acontecimiento, es imprescindible distinguir entre la que se hacía en el interior de la Unión Soviética y seguía las normas de la dictadura vigente: el llamado «Realismo socialista» y la que -hecha fuera o dentro del país- no se amoldaba a tales instrucciones y presentaba una visión crítica del hecho revolucionario. En uno y otro sentido, es tal la cantidad de obras que apenas podremos ocuparnos de las más importantes.

Entre los defensores de la política bolchevique se encuentra Máximo Gorki, que acabaría sus días renegando de ella pero que, en 1907, antes de la Revolución, publica ‘La madre’. La figura materna constituye en ella una alegoría de Rusia, que recibe con agrado a los revolucionarios en tanto es maltratada por los zaristas. Aunque no trata la Revolución en sí, muestra como en los años anteriores se iba creando el caldo de cultivo preciso para el triunfo de los seguidores de Lenin. Pero, quizá, la obra que más favor haya hecho a la causa bolchevique haya sido ‘Así se templó el acero’, de Nikolai Ostrovski, Comisario del Ejército Rojo y no mal escritor.

En sentido opuesto, nos encontramos con la famosísima ‘Doctor Zhivago’, de Boris Pasternak, una de las más demoledoras críticas que se hayan hecho sobre la Revolución y sus consecuencias para el pueblo ruso, en gran parte ajeno a tales ideologías. Así mismo, apoyada en la parodia –incluso llegó a agradar a Stalin-, ‘La guardia blanca’, de Mijaíl Bulgákov cuenta la Guerra Civil que sucedió al triunfo bolchevique desde la perspectiva de los Turbin, familia ucraniana que defiende la independencia de la región y las ideas de los zaristas. Pero lo que realmente cala de la obra es la imagen de desorden y anarquía de la situación.

Fuente: Rusopedia.

Foto: Cástor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...