La Reforma del Siglo XVI

En el siglo XVI, varios feligreses e intelectuales descontentos con la actitud de Roma hacia ellos, comenzaron a rebelarse contra la Iglesia, siendo el principal animador Martín Lutero, y quien a la postre, lograría la creación de una religión paralela, el Protestantismo

Uno de los mayores acontecimientos del siglo XVI y a su vez de toda la Historia, es La Reforma, impulsada por Martín Lutero y que enfrentó a la Iglesia Católica a su mayor crisis en toda la historia, perdiendo una importante cantidad de fieles en Occidente principalmente.

La Reforma es la denominación por la cual se conocen a los causantes de la escisión o cisma constituyéndose en adalides de la rebelión contra Roma y la Iglesia Católica en general y las causas de esta Reforma es aún muy discutida ya que varios puntos juegan a favor o en contra de una teoría, principalmente la propia ideología de quien esté tratando el tema, lo cual en lo personal, creo que es lo peor que le puede pasar a un ser estudioso de un tema, y más si se trata de perder la objetividad.

Martín Lutero, el padre de la Reforma. Foto: Wikipedia

Pero en fin, lo cierto es que la ideología tanto económica, como política, social o religiosa han jugado siempre un factor determinante en la creación de teorías y formulación de causas. Por ese motivo es que veremos cuales fueron algunas de las mismas pero a grandes rasgos, presentándolo desde un punto de vista culturalista, rama con la que me identifico.

Antes que nada debemos tener en cuenta que la Reforma se toma como un movimiento religioso y para ello es necesario conocer que solicitaban los reformadores, cuáles eran sus mayores preocupaciones al igual que la de los seguidores que tenían. Además es necesario ubicar este acontecimiento dentro de un momento histórico determinado, observando detenidamente las circunstancias sociales, políticas y económicas.



Aclarado este asunto, comencemos por decir que la inquietud religiosa insatisfecha es el puntapié inicial para el inicio de la rebelión. Toda la Europa medieval había padecido enormes catástrofes, como ser la Guerra de los Cien años, diversas Revoluciones y Cismas, la Peste Negra y el hambre en algunos casos. Así se comenzó a desarrollar un sentimiento de pecado atribuyéndole a éste la causa de todos los males.

Debido a este sentimiento, se engendró lentamente el individualismo por sobre la comunidad. Es decir, la Iglesia era considerada una comunidad, donde todos debían luchar por la salvación colectiva, pero llegando a fines del Medioevo, los fieles comenzaron a priorizar su propia salvación antes que nada.

Luego podemos tomar en cuenta el sentimiento de falta de protección, donde aparecen 5 puntos realmente decisivos en estas causas, que poco a poco fueron desgastando la relación hombre-religión:

  1. El período del Cautiverio de Avignon, iniciado por el Papa Bonifacio VIII luego de su incidente con Felipe el Hermoso, cuando el Sumo Pontífice decide trasladar la residencia Papal hacia Avignon, lo que determinó que los sucesivos escogidos para el máximo cargo sean de origen francés, y le rindan cuentas a ese país.
  2. El Cisma de Occidente es otro de los factores determinantes, ya que luego de que Gregorio XI decidiera retornar a Roma, es sustituido por Urbano VI, quien no contaba con el apoyo francés, y por ende éstos decidieron designar otro Papa, Clemente VII quien regiría desde Avignon. Pero lo peor se daría en el Concilio de Pisa cuando se escoge un tercer Papa, transformando toda la Iglesia en un verdadero circo. El Concilio de Constanza obliga a renunciar a los tres y a escoger uno nuevo, pero los fieles ya se encontraban bastante desorientados luego de este acontecimiento.
  3. La enorme contribución que le dieron los Papas del siglo XVI a la provocación de una rebelión no tiene palabras. Alejandro VI con su vida disoluta e indigna, Julio II encabezando sus tropas en cuanta guerra emprendía y finalmente León X, dedicando su tiempo y preocupación a los refinamientos de su mecenazgo de las artes.
  4. A esto se le debe agregar la falta de sacerdotes en cientos de parroquias e iglesias de Europa, lo que provocaba desatención en los fieles que arribaban en busca de asistencia espiritual.
  5. Finalmente el abuso en la percepción de impuestos por parte de Roma, mientras la pobreza abrumaba en el resto de Europa y los propios representantes de Dios mostraban su poderío económico, lo que comenzó a caer bastante mal en los fieles.

Monumento Internacional de la Reforma, Farel, Calvino, de Beza y Knox. Foto: Wikipedia

Las nuevas búsquedas religiosas comienzan a cobrar fuerza, y para ello los fieles, cada vez más desgraciados y con mayores problemas, y por supuesto, faltos de atención espiritual, empiezan a practicar diversos cultos que escapaban a la Iglesia, como ser a la Virgen o a los Santos hacia límites extremos, debiendo mencionar también el recuerdo de muchos por la Pasión de Cristo, donde comienza a celebrarse con flagelaciones y danzas entre otras cosas. Estas prácticas aún son comunes en varios sitios del mundo en Semana Santa, y para quienes no lo sabían es aquí cuando comienza esta tradición.

Pero esto ya no sólo afectaba a las clases más bajas, sino que los intelectuales favorecieron mucho en esta rebelión. ¿Cómo? Sencillo, la aparición de la imprenta, que permitió la impresión de la Biblia y por ende, que ya no se necesitara concurrir a una Iglesia para conocerla. Es decir, ya no se necesitaban intermediarios entre Dios y el hombre.

En resumen, podemos decir que la Iglesia fue la principal causante de su propio mal, por no haber atendido las necesidades de los fieles en el momento que realmente lo necesitaban, sino que se dedicó a armar de Roma un verdadero circo, con reacciones y decisiones no sólo incoherentes, sino de lo más ridículas.

Varias veces a lo largo de la Historia la Iglesia debió reorganizarse y readaptarse a cada tiempo histórico, pero mal o bien, supo sobrellevar los conflictos en gran medida. En este caso, al ser la propia culpable de la reacción, sólo pudo ceder terreno para dar lugar a la Iglesia Protestante, creada por Martín Lutero y hoy en día, una de las religiones predominantes en Europa, aunque lógicamente, por debajo de la Católica.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...