La pesca en el Mediterráneo Antiguo

La pesca en el Mar Mediterráneo se remonta a civilizaciones antiguas. Veamos algunas de éstas y cuál fue la importancia real de este mar para todas ellas.

El Mar Mediterráneo desde tiempos inmemoriales, ha sido siempre muy valorado por las culturas que han poblado sus costas. Como hecho reseñable, el Imperio Romano ya se refería a este como el Mare Nostrum. Así, siempre se ha destacado mucho su uso para las distintas vías comerciales, hoy destacaremos el uso para su pesca.

Cabe destacar que aunque en las primeras civilizaciones también era muy común la pesca en grandes ríos como el Tigris y el Éufrates, la pesca en este mar siempre ha estado muy extendida y por lo tanto muy valorada.

La pesca fue de gran importancia en el Mediterráneo

Tanto que también se ha usado mucho para extraer sus sales, ya que el método de conservación del pescado, aun útil hoy en día, era mediante la técnica de almacenarlo en salazón, esto es, envuelto en sal. También propició la fabricación de cerámicas y ánforas, algo que hizo florecer con gran esplendor muchas de las civilizaciones que habitaron las costas mediterráneas.

Hoy en día, gracias a restos arqueológicos encontrados como cerámicas o mosaicos, podemos saber aún más de ello. Así, por ejemplo, podemos mencionar el hecho de que entre el año 800 y 600 a.C. se formaron alrededor de éste y el Mar Negro las primeras colonizaciones que aprovechaban los recursos naturales de este inmenso mar aprovechando los grandes bancos de atunes y otros peces.

También gracias a legados literarios como las crónicas de Plinio el Viejo, sabemos que estos bancos eran muy numerosos, y que sobre todo, por la zona del actual Estrecho de Gibraltar, se capturaban en grandes cantidades. No sólo para consumirlo sino también para comercializarlos.

Tan importante llegó a ser esta actividad para muchas culturas de la época, que incluso se erigieron monumentos como el de Apolo en Delfos, en agradecimiento a un año de buenas capturas. Esto nos puede hacer una idea de lo importante de la pesca para estos pueblos.

Esta importancia, como hemos dicho, va siempre acompañada con la industria de la salazón, así regiones como Cartago, Cádiz o Sicilia destacaron por su gran desarrollo en este tipo de comercialización. Así, como dato especialmente significativo, cabe apuntar que una inscripción hallada en Acraephiae, en Beocia y que data del siglo IV a.C., conserva la lista de los peces de mar y de río con sus precios y pesos respectivos, lo que ha permitido conocer no sólo las especies más consumidas, sino también su valoración en el mercado.

Otro dato que nos remarca la importancia de la pesca en estas civilizaciones es el gran esfuerzo de estas por legislar y controlar toda esta actividad. Así, existían normas hasta de métodos de pesca, hasta su transporte y comercialización. De hecho todos los pescadores estaban obligados a pagar una cuarta parte de su captura, acompañada de otras tasas más.

El consumo de pescado cada vez se encontraba así más extendido, hasta llegar al punto de que se crearon industrias y mercados especializados, sobre todo en la época helenística. Durante el Imperio Romano, se continuó con esta actividad, tanto que se popularizaron los viveros. Una técnica era excavar en las rocas donde quedaban atrapados los peces y así poder controlar sus crías. Destacaron especialmente durante esta época, los caladeros sicilianos, llegando a pagarse precios nada desdeñables por el género de esta zona.

La pesca en el Mediterráneo

Además en Egipto, al igual que en Roma, se popularizó mucho también la pesca, comercialización (ambulante a menudo) y consumo de moluscos además de los peces. Aunque también se tornaron famosos en algunos ríos y lagos como el Jordán y el lago Tiberiades.

Por último, vamos a hablar de la Península Ibérica; donde en principio no existe constancia de pesca intensiva al menos por los primeros pobladores. No fue hasta la llegada de los romanos y fenicios cuando Hispania comenzó a cobrar importancia por su actividad pesquera y de salazón.

Destacó por encima de todos el garum, que tenía propiedades estimulantes para la apertura del apetito y propiedades medicinales recomendadas por los médicos. Era una especie de salsa de dos tipos, a veces se añadían a ciertos alimentos, como aderezo. Se fabricaba con las fauces, intestinos, gargantas y otras partes de pescados de especies como el atún o el esturión.

La mención más antigua de este aderezo data del siglo V a.C., lo que deja clara su importancia, además de sus constantes exportaciones tanto a Grecia como a Cartago.

Además del desarrollo de la industria de la salazón, la importancia de la pesca en el Mediterráneo provocó una gran industria de fabricación naval y ánforas o recipientes donde transportar el pescado. Para finalizar, debemos destacar también la industria de obtención de púrpura o de esparto, esta última especialmente usada para la fabricación de cuerdas o cestos.

Fuente: Mediterráneo Antiguo
Imagen I: Inti en Flickr
Imagen II: Por el entrerriano en Arteyfotografia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...