La junta militar argentina y las Malvinas

La Guerra de las Malvinas fue un conflicto armado entre Argentina y el Reino Unido que tuvo lugar en las Islas que llevan el mismo nombre del conflicto, pero también en las vecinas Georgias del Sur y Sandwich del Sur entre los días 2 de abril y 14 de junio del año 1982. La invasión argentina demandaba la soberanía nacional los archipiélagos australes que habían sido tomados por la fuerza en 1833 y dominados desde entonces por el Reino Unido.

La Guerra de las Malvinas fue un conflicto armado entre Argentina y el Reino Unido que tuvo lugar en las Islas que llevan el mismo nombre del conflicto, pero también en las vecinas Georgias del Sur y Sandwich del Sur entre los días 2 de abril y 14 de junio del año 1982. La invasión argentina demandaba la soberanía nacional los archipiélagos australes que habían sido tomados por la fuerza en 1833 y dominados desde entonces por el Reino Unido.

El régimen militar argentino, había protagonizado desde el golpe de Estado de 1977, una despiadada y terrorífica represión de la disidencia y en el año 1982, la situación del país se hallaba en punto. Es el momento de utilizar un pretexto para desviar la atención de otros temas y pasar a la ofensiva, nunca mejor dicho. Creyendo que el Reino Unido no intervendría militarmente y con el apoyo encubierto de EEUU y otras naciones europeas en la represión interna, el régimen, borracho de poder, decide lo único que sabe hacer un grupo de militares criminales, hacer la guerra para beneficio suyo. Galtieri suponía en Ronald Reagan al aliado que había tenido hasta entonces y que tendrían las dictaduras latinoamericanas durante toda la década de los 80. Pero en esta ocasión el enemigo de mi amigo era su amigo y un amigo más importante…

Argentina venia reclamando al Reino Unido la soberanía de las isla desde fecha tan temprana como enero de 1833, pero con resultados infructuosos. En aquellas fechas las cosas se hacían de otra forma. La isla había sido declarada integrante de la corono británica un día tal que el comandante de la fragata británica Clio tomo el archipiélago para protegerlo de .. los animales salvajes que existían en ellas. Los argumentos argentinos tampoco tenían mayor valor, puesto que consideraba a las islas una herencia legítima del dominio colonial español cuando este se retiro de la región.



Cada bando estimo necesario agitar el nacionalismo extremo en las poblaciones de sus respectivos países, ambas sumergidas en graves crisis internas pero sólo a una de las dos le resultaría rentable. Un conflicto similar en 1978 con Chile, llevó al borde de la guerra a Argentina por tres islotes situados en el Estrecho de Magallanes.

La junta decide entonces invadir el archipiélago de las Malvinas. El 2 de abril de 1982 el presidente argentino, el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, se dirige al país a través de la radio y la televisión, dando así inicio a la recuperación temporal de las islas del Atlántico sur.

Fuerzas especiales desembarcan en Puerto Stanley el 2 de mayo (que desde ese momento pasa a llamarse Puerto Argentino) inaugurando un despropósito militar más a la larga lista de los ya existentes en el siglo XX. El archipiélago apenas estaba habitado por poco más de 2.000 habitantes, siendo muchos de los mismos descendientes de escoceses. La zona posee una humilde riqueza ganadera, unas aguas ricas en pescado y un alto valor estratégico para los ingleses. Los argentinos no lo creen así y con la nueva primera ministra, Margareth Thatcher en el poder, subestiman la respuesta del Reino Unido, que tocado una vez mas en su orgullo imperial, reaccionara como pocos ya creían se atrevería hacer.

El pueblo argentino recibió la recuperación militar de las islas con un entusiasmo digno de comedia negra. Con la victoria en el mundial de fútbol de 1978, la euforia patriótica estaba disparada y los voluntarios no paraban de aparecer por todas las regiones del país. Todos querían dar su vida por la patria. Los argentinos volverían a ser engañados durante toda la década de los 80 y 90 esta vez por políticos corruptos.

El 3 de abril, en Londres, Thatcher convocaba al Parlamento por primera vez un sábado. De este salió la orden de enviar la aún poderosa flota británica para recuperar los territorios perdidos. No tardaron en imponer su superioridad táctica y militar sobre un grupo de militares argentinos sin experiencia ni los pertrechos más básicos.

Galtieri, consciente de que no podría ganar la guerra propuso la negociación desde su posición pero Thatcher exigió la retirada incondicional para iniciar el dialogo. Las dos partes, con sus ya conocidas y arrogantes posiciones no cederían. El Reino Unido buscaba una victoria segura y la junta argentina prefería perder estrepitosamente a una retirada sin combate.

Durante los primeros días de mayo de 1982 un submarino británico hundió el acorazado General Belgrano, lo que costó la vida a 300 marineros. Días mas tarde, aviones argentinos lanzaron un misil antibuque Exocet contra el crucero “Sheffield” que fue hundido provocando otra nueva masacre. Los ingleses desembarcarían el 21 de mayo y aunque la aviación argentina se mantuvo bombardeando a los barcos británicos, no pudo contener el desembarco.

La ciudad capital de las Malvinas, Puerto Argentino o Puerto Stanley, fue retomada por las fuerzas Británicas tan pronto como el día 14 de Junio de 1982. Los militares se vieron obligados a convocar elecciones para diciembre de 1983, lo que supuso dar portazo a una junta militar que asesino a más de 30000 personas y torturo a cientos más.

En Argentina, la derrota aún duele y es motivo de vergüenza para muchos por diversos motivos. En muchos casos se evita hablar de ella. Finalmente en octubre de 1989, el presidente Carlos Menem, peronista, inicio el proceso para restablecer relaciones diplomáticas con Londres y durante la década de los noventa regresaron las empresas del Reino Unido a Argentina.

Por su parte, el Reino Unido salió reforzado del conflicto, que era lo que buscaba. Ensalzó en gran parte de la población su anacrónico orgullo imperial y más importante, permitió a Margaret Thatcher las elecciones de junio de 1983 y peor todavía (para la población) proceder a ejecutar su programa neoliberal, que llevó a la miseria a miles de británicos de clase media y hundió aún más a las clases mas desfavorecidas.

En total, murieron 1000 soldados, 700 combatientes argentinos y algo más de 200 británicos.

Actualmente, Argentina sigue reclamando la región como parte de su territorio, y considera su situación como una ocupación ilegal, estando estos incluidos como parte de su provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...